10 cosas que (quizá) no sabías de Nina Kraviz

Rastreamos en el pasado oculto de la estrella rusa a partir de las fotos inéditas que acaba de compartir en Twitter.

Será el aburrimiento generado por el confinamiento o esa dosis de evasión nostálgica que el cuerpo nos pide para seguir adelante ante un presente tan oscuro, pero Nina Kraviz se ha encontrado estos días un puñado de fotos viejas mientras ordenaba su piso. En ella se la puede ver en su tierna infancia en la ciudad siberiana de Irkutsk, pero sobre todo como odontóloga en Moscú, la primera carrera profesional que tuvo. Un motivo idóneo para hacer un recopilatorio de curiosidades de la estrella rusa.

1/ Antes de firmar como Nina Kraviz, la rusa ya se fogueó en la electrónica. Primero fue con el trío MySpaceRocket, donde era vocalista y practicaba una suerte de house, y más tarde con su primer alias como solista, Damela Ayer.

2/ Su primer trabajo en época universitaria fue como promotora de la marca de cigarrillos rusa, Pyotr Perviy, pero Nina ha tenido otros bolos curiosos como periodista en un fanzine y para la revista de lifestyle Afisha, modelo para un perfume de Hugo Boss, dentista en un hospital de veteranos de guerra y promotora en una agencia de booking.

3/ Los primeros contactos con el techno en la remota ciudad de Irkutsk tuvieron lugar a principios de los 90 cuando escuchaba las retransmisiones a las tandas de la madrugada de música electrónica por la radio. Una de las que mejor recuerdo guarda fue de Armando soltando acid house hipnótico y oscuro.

4/ Tras mudarse a Moscú, acabó enamorada del género, aunque no recuerda si fue en un set de Kerri Chandler en Propaganda, donde pronto fue residente, o de Sasha en XIII.

5/ Un poco antes de conseguir su residencia en Propaganda (2008), fue aceptada en la Red Bull Music Academy de Seattle en 2005. Sin embargo, no pudo participar porque no tenía un visado. Se quitó el gusanillo al año siguiente en Melbourne. Precisamente ahí conoció a Matt Edwards de Rekids.

6/ Con el cambio de la década empezaron a llegar tracks para el recuerdo. Uno de los más conocidos, Fire, dice que le llevó cuatro minutos para completarlo. «Le dediqué exactamente el mismo tiempo componiéndolo que dura el track». Su himno más conocido, Ghetto Kraviz, fue escrito en apenas 40 minutos.

7/ Nina ha girado por todo el mundo, pero probablemente dos de los sets más míticos y singulares fueron en el interior de la Torre Eiffel para una retransmisión de Cercle y en la Gran Muralla China.

8/ Este tren de vida, claro, le ha generado un desorden en las rutinas del sueño. «Tengo problemas serios para dormir. Estoy tan excitada que no me puedo ir a la cama hasta tres horas después de un bolo, sin importar lo cansada que esté. No lo puedo controlar, así que lo he de aceptar».

9/ Preguntada por el momento en el que se dio cuenta que había triunfado como DJ señala dos episodios. Primero, cuando fue invitada por Yoko Ono al festival Southbank de Londres y ella rechazó la oferta, y luego cuando en el aeropuerto de Madrid pidió un zumo de naranja y el dependiente la invitó por ser quien era.

10/ Nina se ha enfrentado a un montón de ataques, pero ninguno como el del capítulo de Between The Beats, serie de Resident Advisor, que protagonizó dándose un baño de espuma después de una sesión en el festival belga Pukkelpop. Unos años después, alguien subió a eBay una botella que decía contener agua de ese mismo baño. Por lo visto, un amigo del vendedor trabajaba en el hotel durante ese tiempo y, viendo que había un equipo de cámaras, decidió guardar el agua en un recipiente. ¿Bulo quizá?