Intenta reconocer a los dioses de techno cuando eran jóvenes

Trazamos los orígenes de nuestros DJs favoritos a partir de fotografías poco vistas, prácticamente inéditas, de su infancia y juventud.

A muchos de estos artistas -Dave Clarke, Nina Kraviz, Ben Sims, Aphex Twin…- los habrás visto en la cresta de ola, convertidos en lo que son hoy día, celebridades del techno con un estatus cercano al de la deidad. Pero, probablemente, tú también te preguntes cómo eran de críos o jóvenes, y qué hicieron en sus inicios para impulsarse hasta la cima. Esta galería contiene una serie de estampas inigualables de tus héroes favoritos.

Ben Sims

El británico empezó a pinchar a la tierna edad de 10 años, curtiéndose inicialmente en el hip hop. Desde tan pronto como 1991, colaboró con varias emisoras de radio piratas y pronto ya estaba actuando en fiestas del este de Londres y la zona de Essex. Pronto creó Theory Recordings, y el resto es historia.

Paul Kalkbrenner

Antes de sus shows fastuosos por todo el mundo, antes siquiera de protagonizar Berlin Calling y saltar a la fama, Paul Kalkbrenner se curtió en esto de la música como trompetista y estudiante de solfeo y teoría musical. Su primer alias techno, Paul db+, le sirvió para foguearse en su gran pasión, la música de baile, y pronto Ellen Allien se fijaría en su talento y le convertiría en el gran baluarte de BPitch Control.

Dave Clarke

Clarke ya se estaba rompiendo la camisa desde 1990, cuando publicó para el sello por excelencia rave XL un maxi bajo el alias Hardcore. De ahí pasó a otro gran sello de la época dorada techno de los 90, R&S. Currículum suficiente para que empezasen a reclamarle en las mejores cabinas del mundo. Paralelamente, creó su propio sello, Magnetic North, y nada volvería a ser lo mismo a partir de la publicación, en 1994, de la trilogía Red.

Nina Kraviz

Sus primeros contactos con el techno en la remota ciudad de Irkutsk tuvieron lugar a principios de los 90 cuando escuchaba las retransmisiones a las tandas de la madrugada de música electrónica por la radio. Antes de firmar como Nina Kraviz, la rusa se fogueó en la electrónica: primero fue con el trío MySpaceRocket, donde era vocalista y practicaba una suerte de house, y más tarde con su primer alias como solista, Damela Ayer.

Aphex Twin (y cameo de Sean ‘Autechre’ Booth)

A finales de los 80, y aún siendo un adolescente, Aphex Twin empezó a pinchar música rave para clubs de pueblo y fiestas gratuitas. En 1991 le llegaría su momento al publicar su EP de debut, Analogue Bubblebath, para Mighty Force, un sello independiente local. Ese mismo año cofundó Rephlex Records y, ya en 1992, llegaría su estreno en largo, Selected Ambient Works 85-92.

Amelie Lens

Esta fotografía ha empezado a circular como la pólvora en los últimos días, y la verdad es que habla por sí sola: contra las absurdas acusaciones de intrusismo, una estampa que demuestra que la belga era una raver entusiasta antes de estrella. En 2014, dejó de ser modelo para perseguir su gran sueño, ser DJ. Primero, usó el alias Renée, con el que pinchaba minimal techno desde el Labyrinth Club de Hasselt.

Surgeon

Estampa inédita de Surgeon en el House of God de Birmingham viendo con unos colegas pinchar a Jeff Mills. A principios de los noventa, la industria de la ciudad se estaba yendo a la ruina, y Child le puso una banda sonora mecánica, rítmica, atronadora y psicosomática. Pronto llegarían maxis para el recuerdo como Surgeon EP y Dynamic Tension EP, que a día de hoy aún dejan el cuerpo cortado nada más escucharlos.

Jeff Mills

Y hablando de Jeff Mills, aquí lo tenemos en sus años mozos. Tras graduarse en el instituto, el de Detroit empezó a pinchar bajo el alias The Wizard. A mitades de los ochenta era uno de los mejores artistas en técnicas como el scratching y el beat juggling. Desde su programa de radio local descubrió a artistas como Derrick May, Kevin Saunderson y Juan Atkins, para pronto convertirse en uno de los fundadores del colectivo Underground Resistance.

Sven Väth

En 1980, Papa Sven viajó a Ibiza y quedó perdidamente enamorado de su música. A su regreso, su madre le dio su primer trabajo como DJ en el bar que regentaba. De ahí llegarían sus primeros bolos en la escena de clubs de Frankfurt, su single de éxito Electrica Salsa, la creación del templo rave Omen y la fundación de sellos de leyenda como Eye Q y Harthouse.

Adam Beyer

Si buscas en internet la definición de la expresión «hombre hecho a sí mismo» te aparece Adam Beyer. No fue ni mucho menos un pionero a nivel europeo del techno, pero sí uno de los artistas que más ferréamente ha defendido el sonido a lo largo de más de 20 años de carrera. En los inicios de su trayectoria creó Drumcode, sello de referencia del género, pero pronto le llegarían los encargos en Plus 8, Code Red, Truesoul, Novamute…