Avida Dollars según los productores del álbum

El nuevo álbum de C. Tangana, Avida Dollars, se respalda en los ritmos de un gran número de beatmakers de primera fila. El plano instrumental de Avida Dollars es uno de los principales motores de esta limo en la que avanza Pucho. Hablamos con la mayoría de ellos sobre el proceso de creación del disco.

Cada paso de C. Tangana es emocionante. La música, la letra, la frase para enmarcar, el estilo, la ropa, la idea que esconde la canción. C. Tangana crea una obra en la que todas estas dimensiones toman fuerza o, al menos, dignas de ser comentadas en memes o en Youtube.

Ahora ha publicado Avida Dollars, un disco bajo el título de mixtape y la forma de algo fresco, rápido, DIY y cercano al público. C. Tangana tira el Ídolo por la ventana del despacho de Sony y los pedazos de oro, como decíamos en la crónica, han aterrizado en el cemento de Madrid. Están ahora a pie de calle, en contacto con la gente o recorriendo el metro.

Más allá del poso conceptual con el que Pucho coquetea en este álbum, recurriendo a figuras como Dalí o Warhol, Avida Dollars es una mixtape con un potencial musical enorme, ese backlash que le jugó en contra en su anterior álbum. Si a nivel musical Ídolo podía ser igualmente potente, su forma quedó en segundo plano, empañada por la figura que había creado C. Tangana.

Ahora de forma mucho más cercana y directa, C. Tangana ha potenciado por encima de lo extra musical aquello relacionado simple y llanamente con la música. La lista de beatmakers con los que ha trabajado habla por sí sola: los principales beatmakers a nivel nacional junto a algunos nombres destacados del plano internacional. El resultado no podía ser otro que una mixtape variada, fresca y con una gran potencia sonora.

Hablamos con los principales responsables del sonido del disco, a falta de que algunos beatmakers nos hagan llegar sus observaciones, para ver la otra cara de Avida Dollars, la que hay detrás del cuadro.

Enry K – Cuando Me Miras

El beat lo hice mientras estaba de viaje en Argentina. Empecé a construir a partir de una progresión de acordes de Góspel que había hecho.

Lo gracioso es que este beat no era precisamente para Puchito. Yo estoy empezando a enviar paquetes de beats para América a través de Kigo (el manager de Pucho), y dio la casualidad que escuchó uno de los beats del paquete en el estudio y le gustó.

Le había pasado el ritmo en mp3. Él lo subió dos semitonos del archivo y yo luego modifiqué el beat entero a +2 semitonos para que concordara con su voz.

Danni Ble & Royce Rolo – Na de Na

Este beat lo hicimos en Vigo (después de una visita al estudio de Prey Beats, anotadlo) unas semanas antes de bajar a Madrid a la sesión de estudio que nos propuso Pucho. Drums calientes y mood más bien agresivo.

Una vez allí, después de grabar, pues le pusimos el alerón y el óxido nitroso, etc. Unos meses antes ya nos había empezado a pedir cosas más duras, no a lo que está acostumbrado el público nuevo, Murda Sauce.

Le enviamos unas carpetas con variedad de ritmos y este en especial no lo eligió… Fue luego en Madrid, en el estudio, cuando lo escogió. Y nada… Pucho escribe con facilidad.

Danni Ble & Royce Rolo – Huele A Nuevo

Cuando Pucho nos llamó para juntarnos en Madrid hicimos una buena volcada de ritmos de todo tipo. Aunque sabíamos un poco por donde irían los tiros, mola porque al final salen 6 o 7 bombas pero siempre quieres hacer una nueva. Y así fue: nos sentamos a la clásica diggeada de música y Pucho le dio al pulsador para parar la ruleta lol.

Yo (Danni), me puse a despiezar un sample de violín y Rolo estaba en su laptop con los cascos montando unos acordes. No me preguntes como, pero el synth de él empezó a encajar con el violín sin querer. Yo escuchaba lo que salía de sus cascos así que juntamos los proyectos y Pucho sacó su sonrisa de medio lado. Ya había nacido esa idea de Huele a Nuevo, el mood actual pero con el clásico sample de Hip Hop.

Es algo que también representa la evolución de Pucho. Casualidad o destino, que se yo. Una vez lo teníamos, Sticky se montó encima y empezamos a jugar con los bajos. Queríamos darle dinamismo en ese aspecto (algo que reafirmó mi estrenada amistad con Bubba.J aka Lil Tek, dos semanas arriba y abajo con eso, saraut para él).

Saox – Sangre

El tema se hizo a raíz de unos samples e ideas que envié a Steve Lean. Tangana lo escuchó y Steve trabajó las baterías. Hicimos como 2 o 3, pero Sangre fue la que se escogió para este trabajo.

El beat lo hice en enero o finales de 2017. No buscaba algún tipo de sonido para Tangana en especial, porque ni siquiera sabía para quién sería. Realmente yo ya estaba trabajando en esos samples antes de saber que acabarían en el trabajo de Tangana.

Alizzz – Llorando En La Limo

Este beat lo hice precisamente estando de gira con Pucho por Colombia, en un hotel de Medellín. Estábamos escuchando mucho Lil Skies, NAV, Lil Uzi y toda esa nueva ola. La primera versión del beat era más «reggae» con un hammond. Pucho me dijo de seguir en esa onda pero hacer algo más profundo.

Mola haber trabajado tanto juntos porque ya soy capaz de entenderlo con un par de cosas que me diga. Cambié un poco los sonidos y ya lo teníamos. Pese a todo, en un principio a Kigo y a mí nos molaba más la versión «reggae» pero creo que Pucho estuvo acertado escogiendo la versión más profunda del beat.

Cuando ya grabó me di cuenta de que le venía como un guante. En realidad ese tipo de atmósfera entre épica y melancólica es algo que me une mucho a él y que además sabemos hacer muy bien. Una gran virtud de Pucho es que tiene gusto para escoger los ritmos y saber cuáles son buenos para él, a los números que está haciendo el tema me remito.

Lost Twin – Cabernet Sauvignon

Pucho me llamó un buen día para comentarme el proyecto y encomendarme la misión de darle continuidad al disco, trabajando los enlaces entre tema y tema y currando en algún tema nuevo en plan austero a lo Roc Marci, que era algo que teníamos pendiente desde hacía años ya. Así que me escuché los previos que me mandó, y una semana después estaba en Madrid para pegarme unos días intensivos currando en el disco.

Primero trabajé la unión de Cuando Me Miras con Na de Na, la transición de un tema luminoso a otro que fuera su «reverso oscuro». Es un contraste con el que jugamos a lo largo del disco, también en los otros interludios que compuse (al final de Baile de la Lluvia y Sangre). Luego hicimos el Cabernet Sauvignon, que concebimos basándonos en un beat mío alrededor del cual construimos dos partes más que curramos allí mismo. Le dimos mil vueltas en cuanto a estructura y desarrollo, en una sesión maratoniana de estudio hasta que, finalmente, quedó como lo habéis podido escuchar. A mí me flipa cómo ha quedado, la verdad.

Ha sido un placer currar de nuevo con él en el estudio otra vez, después de aquellos días que pasamos con el resto de AGZ, Erik y Zar en la nave Matadero hace unos años ya y de los que guardo un gran recuerdo (*Persiguiéndonos salió después, pero ese lo curramos a distancia).

Agradezco mucho cuando un MC no se limita a marcarse una letra en lo alto de una instrumental que le envías, sino que se implica en todo el proceso creativo y tiene tantas ideas que aportar como ganas de escuchar las que tú le puedes aportar a él. Para mí, es una demostración de respeto y aprecio por la labor del músico, cosa que agradezco enormemente.

Y ya que me estoy enrollando, no quisiera terminar sin mandar un fuerte abrazo a Jaime aka Bubba.J, que ha echado más horas que un reloj en este proyecto, y a sus compas en MG Studios en Madrid, que me trataron fenomenal. También a Álex Ferrer por su buen hacer en la mezcla y el mastering, al bueno de Kigo, a todos los productores que han contribuido bangers a esta vaina y obviamente a mi hermano Puchito, que si lo quiere frito sabe muy bien a quién tiene que llamar 😉