Bárbara Lago: «Wake Up me ha hecho aprender como persona y como artista»

Conocemos a la coruñesa Bárbara Lago, residente de las fiestas Wake Up y B Club, antes de que encare un 2020 en el que escucharemos sus primeras producciones.

 

“A Coruña no está de paso para nadie”, nos decía Bárbara Lago al hablar sobre las desventajas de ser DJ en la ciudad gallega. Razón no le falta. Por eso, tiene todavía más mérito que salas como El Pelícano se llenen de público fiel cada vez que allí reina la electrónica de club. Bárbara Lago tiene apenas 26 años, pero es ya DJ residente de las series de fiestas Wake Up y B Club. La gallega es consciente de que no producir puede suponer un gran freno a su carrera, así que 2020 será un año en el que Bárbara trabajará para publicar sus primeros temas.

 

Para quien no te conozca: háblame de Bárbara Lago.

(risas) A Bárbara, como a buena gallega, le gusta el techno en todas sus vertientes. Para eventos grandes, suelo tocar música techno big-room con altos bpms, sonidos ácidos, percusiones y graves potentes, pero es cierto que, últimamente, también estoy descubriendo una parte de mí a la que le gusta un techno con un grave menos marcado y con sonidos más analógicos y rasgados… Estoy buscando el equilibrio.

¿De dónde viene tu pasión por la música?

Mi pasión nació hace 11 años. Unos amigos empezaron a interesarse por acudir a un festival de música electrónica que acababa de nacer en Galicia. Por edad, todavía no podía acudir legalmente, ya que aún tenía 15 años. Me tocó esperar a la siguiente edición y recuerdo que, durante todo ese año de espera, empecé a escuchar en YouTube a los DJs que no pude ver y de los que tanto me hablaban mis amigos. Así empezó mi interés.

¿Quiénes fueron entonces tus mayores influencias en aquellos inicios?

Artistas como Alexander Kowalski, Richie Hawtin – también con sus trabajos como Plastikman -, Maceo Plex, Carl Cox, Joseph Capriati… Temas como “Speaker Attack” o “Look Me Up” de Kowalski han marcado en mí una época que recuerdo con mucho cariño.

¿Quiénes lo son ahora?

Con el tiempo he descubierto a otros artistas y sellos que me definen mejor musicalmente. Algunos de ellos son Odd Recordings, ARTS, Figure, Rekids o Kneaded Pains, por ejemplo.

En muchos de tus vídeos desde tu estudio se te ve mezclando vinilos. ¿Los coleccionas desde siempre?

Colecciono vinilos desde que empecé a pinchar en casa como hobby. Era el año 2015. Lo primero que compré fue un mixer Xone92 y lo segundo, dos Technics SL1210 Mk2. Desde ese momento, me hago siempre con todos los vinilos que puedo.

¿Acostumbras a pinchar a vinilos también en los clubs o eres más de formatos digitales?

Cuando empecé, cargaba con los Technics a todas partes, ya que en los clubs a los que iba a pinchar no tenían platos. Como había aprendido y usado siempre ese set-up, me aterraba salir de esa zona de confort.  Con el tiempo, vi que el tener que cargar siempre con el equipo no era algo muy molón (risas), así que empecé a usar CDJ. Pasar de cargar con dos Technics a poder llevar dos USB era un salto de calidad, pero sigo usando vinilos en casa y algún día me gustaría poder hacer algún set vinyl-only en un club.

Nunca te hemos visto pinchar con laptop. ¿Lo evitas por algún motivo en concreto?

En mis inicios usaba Timecode, y Traktor. Luego, a base de tener problemas siempre para conectar o sincronizar los equipos, me di cuenta de que lo digital siempre da problemas… Pero he de decir que todos los problemas y quebraderos de cabeza que me ha dado tener que montar y desmontar equipo me ha hecho aprender… y mucho. (risas)

¿Cuál es tu mixer predilecto y por qué?

Si me lo hubieses preguntado hace un año y poco, te habría dicho que el Xone92 de Allen & Heath, sin ninguna duda. He aprendido a mezclar con él. Pero hace un tiempo que tengo en casa y uso en eventos el DJM 900 de Pioneer. Es completamente diferente, pero tiene una calidad brutal. Creo que es difícil escoger uno de los dos. Te diría que 60% Allen & Heath y 40% Pioneer. Creo que estaría mal decir que una es mejor que otra.  

¿Qué hay de tu faceta como productora?

Hace un tiempo que he empezado a producir. Todavía nada ha visto la luz y creo que aún estoy lejos de que algo la llegue a ver, pero es mi propósito para el próximo año. Creo que es difícil encontrar en tan poco tiempo el sonido que realmente una busca o tiene en la cabeza. Cuando empiezas a producir, te das cuenta de lo complejo que es y del tiempo que requiere. Soy bastante exigente en eso y prefiero anteponer la calidad a la cantidad sin sentido, aunque ello conlleve más tiempo.

¿Con qué produces?

Actualmente estoy utilizando Ableton, Akai APC Key 25 y Roland TR09.

¿Produces un género de música similar al que pinchas o has probado también con otros estilos?

Cuando empiezas a producir es super difícil hacer lo que realmente tienes en la cabeza y esto me hace gracia porque te aseguro que he hecho cada cosa más rara que sería digna de investigar. (risas) Con esto quiero decir que los procesos creativos te hacen experimentar mucho y tirar hacia otros estilos como pueden ser el deep house, el progressive o el melodic techno.

Imagino que ser DJ en una ciudad como A Coruña, lejos de los principales focos europeos de la música electrónica, conllevará ciertas desventajas.

Vivir en A Coruña es maravilloso a todos los niveles, excepto en nuestro mundo. El vivir en una esquinita siempre nos limita. El número de eventos de música electrónica que tenemos en Galicia es limitado. Por desgracia, venir desde fuera de Galicia a día de hoy se hace muy cuesta arriba. Galicia nunca está de paso y ello hace que los aficionados a la música electrónica se planteen otras opciones antes de viajar hasta esta tierra.

Pero tendrá también algunas ventajas…

Tenemos una suerte evidente, que es El Pelícano. Es una sala impresionante con casi cuatro años de vida, que nos permite realizar eventos de música electrónica y por donde pasan grandes artistas de la escena undergound, EDM, trap y rap.

Contar con ese club, con fiestas como Wake Up o B Club y con el hecho de que el club apueste por este tipo de eventos es, en efecto, una gran suerte. ¿Qué significan Wake Up y El Pelícano para ti?

Tanto Wake Up como El Pelícano son para mí mi casa, mi hogar. Llevo unos años trabajando con ellos y sólo tengo palabras de agradecimiento. Me han hecho aprender como persona y como artista. Me han permitido trabajar en eventos de primer nivel con los mejores DJs del panorama.  Lo que soy a día de hoy como artista es gracias a ellos. Siempre me han apoyado y han confiado en mí. Me siento afortunada por ello.

Para quien no lo sepa, decir que Bárbara Lago es DJ residente de la fiesta Wake Up.

Sí, hecho que me ha servido para hacer kilómetros. Hacer warm-ups a artistas tan diversos me permite tocar géneros por los que igual nunca me habría interesado. Es algo muy positivo y de lo que se aprende mucho.

¿Recuerdas algún día especial en El Pelícano? ¿Alguna fecha imborrable en tu carrera?

Tengo dos fechas imborrables en Pelícano. La primera es un 7 de diciembre de 2017. Ese día, el artista principal no pudo acudir y tuve que alargar mi set. Hacía el warm-up y esto me permitió coger un horario con la sala llena. Pude desarrollar un set más dinámico, donde fui más yo. A día de hoy, hay gente que todavía me recuerda ese set. Es algo súper bonito. La otra es el 6 de diciembre de 2019 con Amelie Lens. El otro día comentaba en un post que soy fan de poster de Amelie y recuerdo que aquella fue una noche que me hizo mucha ilusión. 

2020 arrancará con una fiesta diurna allí, en la que compartirás cabina con leyendas como Ben Sims u Oscar Mulero…

Sí, el día 1 tenemos un eventazo con artistas como los que has nombrado: Ben Sims, Oscar Mulero, Reeko, P.E.A.R.L., Lewis Fautzi, Gerd Janson… Año Nuevo siempre es más emotivo.  Lo empezamos con muchos nervios, como siempre, pero con muchas ganas. Es un evento muy esperado por la gente y seguro que será una gran noche.

¿Qué le espera a Bárbara Lago en este 2020? ¿Tienes algunos objetivos marcados para el nuevo año a nivel profesional?

Como te comentaba antes, sacar un EP es una prioridad ahora mismo en mi vida. Es algo que me motiva muchísimo y sé que me va a dar peso como artista. Creo que es importante dedicarle tiempo a esa faceta. Al final, cada artista tiene su “himno”, un track por el que es reconocido. Sería bonito tener un súper track con el que la gente me identifique.

¿Un deseo para el nuevo año?

Que la música electrónica suene en todas las casas. ¿Puedo pedir eso? ¡Por favor! (risas)