Beppe Loda, al habla con la leyenda disco italiana

Con motivo de la doble visita de Beppe Loda a Asturias el próximo 23 de junio, con sendos sets en The Bass Valley y Lanna Club, la promotora Pure Works nos acerca un poco más con una pequeña entrevista a una de las figuras más representativas de la música disco italiana.

 

¿Cuándo y cómo decidiste que ibas a ser DJ y productor? ¿Primero vino mezclar discos y luego producir?

Todo se reduce al hecho de que nací para ser DJ. Tuve mi primer disco a los 11 años (mi madre me lo regaló). Siempre me gustó compartir la música con mis amigos, así que poco a poco crecía en mí el deseo de hacerlo con todo el mundo. Primero vino mezclar discos y, sobre el 82, empecé a producir música cuando conocí a Francesco Boscolo, uno de los mejores músicos de electrónica en Italia. Juntos creamos un nuevo sonido, el italo-synth.

¿Qué era Typhoon? ¿Cómo creció y qué música se tocaba ahí? Háblanos un poco sobre la magia que tenía y el motivo por el que marcó tanto a una generación.

Tardaría demasiado en explicártelo, así que mejor que consultes esta web americana, que me hizo una entrevista larguísima.

 

¿Cómo era la escena italiana cuando empezaste y cómo es hoy día? ¿Cuáles son las grandes diferencias?

Si nos ceñimos estrictamente a música de baile, la única diferencia es la calidad. Pero hay algunos héroes que siguen proponiendo buena música, por ejemplo, los chicos asturianos.

 

¿Qué es lo que más echas de menos de esos días?

Los altavoces JBL L300

Tus sets están compuestos de una gran paleta de sonidos: música africana, jazz, soul, funk, etcétera. ¿Era fácil encontrar estos discos en las tiendas o tenías que buscar en tiendas especializadas?

Desde los 11 años busco discos, así que tengo una gran colección. Mi mujer, Patrizia, a veces me dice: «Beppe, te has pasado media vida buscando discos y la otra media pinchándolos». He dado la vuelta al mundo en busca de música.

 

Italia se ha convertido en un referente absoluto para los amantes del disco. Es algo que no pasa en otras partes de Europa, incluso en el sur de Europa. ¿Tienes una explicación?

Tiene que ver con el hecho de que a los italianos nos gusta la música divertida, esa que podemos disfrutar.

 

Centrándonos en tu faceta de productor, en Discogs algunas de tus obras de principios de los 80 aparecen, pero luego no hay nada hasta mitad de los dosmiles. ¿A qué se debe?

Después de lanzar MC1 Basic tuvimos muchos problemas con el sello, así que decidimos seguir haciendo música, pero solo para nosotros. Tengo muchas demos de la época. El principal problema es que éramos demasiado futuristas con nuestra música. En ese periodo Italia era el reino del italo disco. A mitades de la década pasada, Paolo Scotti, que era un productor muy inteligente, me preguntó si quería lanzar algunas de esas demos y accedí.

Según tu opinión, ¿cuáles son los tres ingredientes indispensables para que un set guste al público y no sea aburrido o monótono?

Buena música, un buen DJ y un buen público.

 

¿Qué podemos esperar de Beppe Loda en los dos sets que ofrecerá en Asturias el 23 de junio? ¿Sabes algo de esta bella región de España?

En el set de The Bass Valley propondré una sesión de música afro tribal, mientras que en Lanna pincharé joyas ocultas del disco italiano. No sé nada de Asturias, lo descubriré una vez esté ahí. Pero como muchos italianos, amo España y sus gentes.

 

Desde nuestro punto de vista vemos una escena electrónica muy desconectada y quemada a todos los niveles, ¿cómo la ves dentro de 10 o 15 años? ¿Entiendes que un artista pueda cobrar 150.000 euros por actuar dos horas?

Como te puedes imaginar, estoy muy de acuerdo en lo primero que dices. Fui el primer DJ que pinchó la nueva electrónica alemana en los clubs en 1979. No puedo predecir el futuro, pero sí te puedo decir que si un artista es capaz de reunir a 30.000 personas en un sitio se merece esos 150.000 euros.