Aira la máquina de la que no dejan de hablar los productores.