Azealia Banks

Azealia Banks tiene un historial serio de polémicas y si hace menos de dos meses supuestamente agredió a un guarda de seguridad en un club de Los Ángeles ayer fue arrestada por asaltar a otro segurata. El asunto es que se le denegó la entrada a una fiesta privada en Up & Down, un club neoyorquino, porque la gente de seguridad no la reconoció. Fuentes informan que “gritó e insultó a pleno pulmón apelando a su raza”.

Al final momentáneamente se salió con la suya cuando el propietario del club le dejó entrar, pero cuando no estaba ni cinco metros dentro, volvió a insultar al personal de seguridad “explicando quién era y que estaba en el álbum de Rihanna”. La cosa entonces ya se salió de madre pues supuestamente “escupió la cara en una guarda y luego le mordió un pecho, casi rompiéndole la camiseta”. Por supuesto, le pusieron de patitas en la calle y todo acabó como tenía que acabar, arrestada por la policía no sin antes asestar un puñetazo a la misma guarda. Lo fuerte es que preguntó a los agentes “¿por qué la arrestaban?”.

Cuidado, que vuelve a estar en las calles libre.