Como ya nos explicó Óscar Mulero, Biolive es un directo audiovisual en el que la música en directo del madrileño, a modo de diálogo, se encuentra con el mundo visual del colectivo artístico Fium, también desarrollado en directo y presentado oficialmente el pasado 5 de octubre en el Teatro de La Laboral en Gijón. El martes 4 de marzo la capital acoge la presentación de este show visual y sonoro único en el Teatro Nuevo Apolo de Madrid.

Primer proyecto en directo de Óscar Mulero como productor al margen de su carrera como Dj, el sonido de Biolive busca escrutar el carácter fenoménico de la realidad. No obstante, bien podría entenderse como un mapa de un cosmos personal compuesto por la explosión de diferentes universos electrónicos de corte experimental: de las texturas de los Selected ambient works de Aphex Twin, con todos esos matices que nos resultan casi familiares, a la estética fría y futurista de los primeros Autechre y LFO con sus beats desafectados.

A partir de una investigación sobre modelos de imagen que representan diferentes formas orgánicas tales como plantas o, también, distintos minerales y piedras, las imágenes de Fium dibujan una narración a caballo entre lo analógico y digital que a su vez nos conduce de lo micro a lo macro. Es decir, del detalle mínimo, de la molécula, a un plano general compuesto, en este caso, por diferentes cortes topológicos del paisaje asturiano; que se representa aquí como la suma de un proceso construcción cultural a la vez que geológico.

Las imágenes, de esta forma, dan respuesta en todo momento al sonido. Conversan, o mejor, interactúan y se relacionan con él por medio de una respuesta en vivo marcada por diferentes juegos armónicos y sincronías, de los que también participa la luz como elemento compositivo. Formando, de esta forma, un conjunto, un sistema complejo que regula lo visual y lo sonoro como un todo orgánico donde se refleja la mecánica secreta de nuestra percepción visual y sonora.