“A Carl Cox la intelectualidad le importa un pepino, para él todo tiene que ver con los brazos alzados y las mandíbulas mirando a Cuenca; si la gente se lo pasa bien, chilla y sonríe, él sabe que lo ha hecho bien. Pero si tuviéramos la oportunidad de estirar un poco el cuello y ver esas manos en acción, no daríamos crédito ante el movimiento serpenteante de sus falanges gordinflonas, todavía libres de los rigores de la artrosis. Mientras algunos DJs todavía aprendían a sincronizar dos discos mientras se hacían la picha un lío con la mesa de mezclas, Cox ya había dominado la técnica de pinchar a tres platos. No iba de filósofo como Jeff Mills, pero no se le escapaba ni un solo beat”.

Si reconoces estas líneas es que como buen amante del techno te leíste la columna Dioses del techno del ilustre Javier Blánquez dedicada a Carl Cox (si aún no lo has hecho ya estás tardando). Recuperamos este párrafo porque resulta que el británico será el gran protagonista de la fiesta Code 113 en Fabril, que se celebra el 21 de mayo, lo que no quiere decir que será el único, ni mucho menos. También estará Nic Fanciulli, Josh Wink, Guti en directo o el inglés Jon Rundell, precisamente apadrinado por la deidad en su sello, Intec Records.

Fabrik abrirá otras tres salas, la Satelite, para sonidos más tech-house y capitaneada por Monika Kruse, la Club Area, dedicada al techno de toda y con el directo de Exium o Ambivalent, entre otros, y la Terraza Open Air, con Tania Vulcano o el back 2 back de dos de los puntales nacionales, UNER y Coyu.

Hay un primer cupo de 1.000 entradas a la venta a un precio de 20 € (incluyen consumición si entras antes de las 19:00). Hazte con ellas aquí.

Y recuerda: “Por mucho que surjan nuevos actores poderosos en el circuito principal de la música de baile -Avicii, Skrillex, su puta madre, etcétera-, a Cox no le mueve ni la grúa, no le sacan ni las fuerzas especiales, porque es entre la gente -como los de Podemos- donde mejor se mueve”.

358_21-05-16_CODE113_