Los clubbers de Ámsterdam que hayan estado derramando alguna que otra lágrima desde el cierre de la catedral electrónica Throw, podrían consolarse tras leer esta noticia que nos llega vía Deep House Amsterdam.

El edificio del club Trouw —actualmente reformándose y convirtiéndose en un hotel para estudiantes—cuenta con un amplio y diáfano sótano ideal para fiestas, afters o eventos—, algo que ha llamado la atención del Consejero Delegado de la propiedad Félix Hillen. “Definitivamente tenemos la ambición de convertir el sótano en un club de nuevo … Pero sabemos poco acerca de la ejecución de un club, así que por eso estamos buscando un socio en este momento ” —dice Hillen—.

De momento no conocemos más detalles, sólo que se encuentran en la búsqueda del socio perfecto. Estaremos al tanto de todo lo que ocurra y seguiremos informando.