En la madrugada de esta noche ha transcendido la noticia del fallecimiento de Frankie Knuckles, considerado como el padrino del House junto a figuras como Ron Hardy o Larry Levan, contemporáneos suyos y ambos también desaparecidos.

Con Knuckles se va una de las últimas raíces más puras del género. Al principio estaba Jack y con él este neoyoquino que comenzó a pinchar en su ciudad a principios de los 70 junto a su amigo Levan. Comenzó en The Gallery pero pronto fue reclamado por David Mancuso para que pinchara en los mejores clubs de la ciudad.

En el 77 el Dj se trasladó a Chicago y junto a Robert Owens entre otros comenzó a ser un artista habitual en The Warehouse, club donde se supone que se creó el término House. El resto es historia. Fundó su club en el 83, Power Plant, donde acudían las figuras del momento de la ciudad que hoy son leyendas Marshall Jefferson, Larry Heard o Adonis. Entró de lleno en la producción musical editando en Trax su imperecedero “Your Love” y a su vuelta a Nueva York también creó su propio sello, Def Mix Productions, junto a David Morales.

Continuaba viajando por todo el mundo con actuaciones que eran master class del House más primigenio. Su fallecimiento a los 59 años, sin que hayan trascendido aún las causas (aunque todo apunta a complicaciones con la diabetes que llevaba padeciendo desde hace muchos años), deja huérfanos a los amantes del House.