El co-fundador de la banda alemana Kraftwerk ha demandado a los creadores de una nueva unidad de suministro de energía para aparatos electrónicos. Ralf Hütter ha decidido denunciar a la empresa eZelleron, ubicada en Dresden, Alemania, por infringir los derechos de su marca y utilizar la palabra “kraftwerk”.

La compañía ha estado utilizando tecnología de pilas de combustible, y han recaudado 1,5 millones de dólares en Kickstarter para la creación de una batería portátil que, según dicen, puede cargarse en segundos, y serviría para proveer de semanas de energía a móviles, cámaras y tablets. Ésta unidad habría recibido el nombre de la banda teutona. Hütter, que posee los derechos de la palabra, ha decidido demandar a la empresa por utilizarlo, a pesar de que “kraftwerk”, traducido literalmente, signifique “central eléctrica.