La compresión mp3 fue lanzada a principios de la década de los 90 para cumplir un cometido que se alejaba de la calidad, pero optimizaba archivos de sonido para que ocupasen menos, en un momento en el que el almacenamiento suponía un coste que nada que ver tiene con la actualidad. Hoy día, sin embargo, sin tantas limitaciones en este aspecto, sigue suponiendo el estándar de calidad principal en archivos de sonido.

Para demostrar la pérdida que se queda por el camino a la hora de realizar esta compresión —que muchas veces nos podría parecer insignificante—, un estudiante de posgrado de la universidad de Virginia Center, Ryan Maguire, está desarrollando un proyecto en el que nos muestra el contenido que dicha compresión elimina del archivo.

Sorprendentemente, el resultado es una especie de versión fantasma del original, en el que podemos escuchar la mayoría de sonidos de una forma u otra, sin necesidad de ser un connaisseur del sonido ni nada por el estilo.

“moDernisT fue creado salvando los sonidos perdidos al comprimir a mp3 la canción ‘Tom’s Diner’ de Suzanne Vega, que fue utilizada en las últimas fases de desarrollo del algoritmo de compresión por su creador. Podemos ver que la forma de la canción queda intacta, pero los detalles son sólo restos. De igual modo, el video contiene el material que quedó al comprimirlo a mp4.”