“¿Qué demonios acaba de pasar?”, dijo el canadiense Drake, después de que la reina del pop —Madonna— le “comiese toda la boca” en directo, delante del público del festival Coachella. Sin pensarlo, la cantante de 56 añazos contestó a la pregunta de Drake con un:  “Perra, yo soy Madonna”.

A continuación, y sin censura, el vídeo que muestra lo poco que gustó ese beso a Drake, y la virtud de la rubia para crear situaciones embarazosas.

Y, por si no te acordabas, te regalamos esta imagen de 2003, cuando “la Spears” y Madonna, se besaban en loa MTV Awards.

Captura de pantalla 2015-04-14 a las 12.55.54