El artista Edgar Froese, pionero en el género de la música electrónica y fundador de Tangerine Dream — banda alemana de música electrónica que surgió en el marco de la llamada escena krautrock de finales de la década del 60— ha fallecido a los 70 años de edad a causa de una embolia pulmonar en la ciudad de Viena.

La muerte del artista ha sido anunciada con un comunicado en su fanpage y la frase más popular de Froese: “no hay muerte, solo un cambio de dirección cósmica”.

El sonido psicodélico e hipnótico a base de sintetizadores de Tangerine Dream dio la vuelta al mundo en la década de los 70 y marcó un punto muy importante en el desarrollo de la música electrónica.

Desde Beatburguer enviamos nuestro más sincero pésame a sus familiares y allegados.