El sello británico que editó a Kresy, le pide al asturiano una hora y pico de música mezclada. Aquí el resultado.