Radiohead | Spectre

Se nos ocurren pocos regalos de Navidad mejores que un tema nuevo de Radiohead después de más de cuatro años de silencio. Pero si encima resulta ser la canción Bond que les rechazaron para Spectre, pues podéis imaginar la excitación. Vamos, que no fue un teaser de 30 segundos o una demo cutre con Thom Yorke al piano. Al final los productores del filme escogieron la de Sam Smith, que aún ahora, después de ver la película, sigue siendo un coñazo insufrible.

Hemos tenido todo el fin de semana para devorarla como posesos y hemos llegado a una conclusión indiscutible: le da mil patadas al Writing’s On The Wall que Sam Smith hizo con la ayuda de sus coleguitas Disclosure. ¿Por qué? Ahí van cuatro motivos:

• Radiohead no han sido conservadores. No está en su ADN y no iban a traicionarse a sí mismos ante un encargo de tales proporciones. Pero ante todo, son profesionales y grandes músicos, por lo que con Spectre supieron encontrar el equilibrio perfecto entre sonar genuinos y a la vez muy Bond. Algo que pocos coinciden. Lo hizo Madonna, lo hicieron Jack White y Alicia Keys o Duran Duran. En otras palabras, es una pieza de electrónica lúgubre, tal y como podíamos esperar de ellos, pero hay un buen armazón orquestal.

• Muchos han establecido paralelismos con Pyramid Song y eso ya de por sí es bueno. Ese tema, el primer sencillo de Amnesiac, un difícil disco que llegó tras esas dos obras consecutivas que fueron OK Computer y Kid A, se ha convertido con el paso del tiempo en un favorito de los fans. No es tan obvio como Lucky, Idioteque, No Surprises y ya no digamos Creep, pero es una de esas joyas ocultas esenciales de Radiohead.

• Suponemos que si fue descartada, el proceso de producción estaba avanzado pero no finalizado. Es decir, que la canción podía haber mejorado mucho más. No es que lo que compartieron el día 25 fuese una demo, pero sí un producto inacabado. Probablemente nunca sabremos cómo hubiese sonado en su versión definitiva, pero si tal y como la compartieron ya molaba mucho, imaginad con los ilimitados recursos de la productora.

• Puede parecer una chorrada, pero cuando se anunció que Sam Smith compondría el tema, hubo cierto cachondeo con la dificultad de rimar Spectre. Radiohead no lo consiguen. Ni se lo pedíamos. Pero no sólo titulan así la canción sino que introducen interesantemente la palabra en la letra. Writing’s On The Wall es un título que se ha utilizado mil veces, así que de nuevo, bien por Radiohead por intentar ser originales y aceptar el retro de introducir un concepto tan clave como ese (estamos hablando de la organización criminal que ha perseguido a lo largo de las décadas a Bond) en el tema.