Sí, lleváis razón, puede que esta noticia no sea de nuestra incumbencia, pero tras encolerizar al recibir la noticia de este “NO ejemplo a seguir” y analizar la relación tan estrecha entre música, noche y cañas, hemos decidido a publicarla.

“Soy manchego, me recupero pronto”, fue la respuesta que dejó estupefactos a los servicios médicos que atendieron a un hombre después de haber recibido seis puñaladas —dos de ellas penetrantes—, tras las cuales decidió quedarse “tomando cañas y pipas”, según su declaración.

La rocambolesca situación se produjo en el distrito de Latina, en Madrid, donde una pelea terminó con agresiones por arma blanca. Tras finalizar ésta, la víctima, de 36 años, optó por seguir de fiesta en lugar de buscar ayuda, hasta que finalmente sus acompañantes, tras insistir, llamaron a emergencias para que fuese tratado alrededor de las 5:30.

A pesar de la presencia del Samur y de sus heridas de consideración, el ánimo del herido no decayó en ningún momento, llegando incluso a piropear a las enfermeras con frases como “viendo lo guapas que sois, cómo estarán vuestras hijas”.

En este momento la víctima se encuentra ingresada en estado grave pero fuera de peligro en el hospital Clínico de Madrid.