El pasado 11 de marzo, todos los medios hacían eco de la lista de lanzamientos incluidas en la edición 2015 del ya famoso día dedicado a las tiendas de discos —Record Store Day—, que se celebrará el próximo día 18 de abril.

Entre sus joyitas, este año encontraremos el 12” de Courtney Barnett con Kim’s Caravan y versión de John Cale —Close Watch—, tres discos en King Crimson Live, una reedición del ‘Horn of Plenty’ de Grizzly Bear o una réplica de una maqueta en casete de 1982, que la banda Metallica editó con el título de ‘No Life ‘Till Leather’. (Vea aquí la lista completa).

Pues bien, después de tener todo estudiado y publicado, los organizadores de la celebración anual del vinilo reciben un gran puñado de críticas negativas por parte de sellos discográficos pequeños indie como Howling Owl y Sonic Cathedral, quienes acusan de traicioneros, coaptados e interesados a dicha empresa.

Como era de esperar, Record Store Day —representado por Kim Bayley de Entertainment Retailers Association— ha respondido a estas acusaciones con un meeting en The Vinyl Factory, apoyándose en la idea de que cualquier iniciativa que tome la música como negocio, encontrará, tarde o temprano, a sus detractores. Además, Kim ha pedido a todos los labels que deben “pensar seriamente en la calidad” de este año, ya que el número de lanzamientos se ha reducido en un 10%, comparándolo con 2014.

“Sabemos que no es perfecto y que necesitamos más plantas de pressing urgentes, pero el mundo sería mucho peor sin el Record Store Day”, añadió a su lectura Bayley.