Que a Seth Troxler se la pone dura el techno y, sobre todo, el house más clásico es algo que no descubrimos hoy. Por eso no extraña que se haya hecho con una colección de 4500 vinilos de Dave Haslam, el que fue DJ residente de Haçienda entre 1986 y 1990, en los años dorados del acid house.

Troxler explica que la ha adquirido para ceder el legado a nuevas generaciones y, por supuesto, para descubrir nuevas perlas con las que adornar sus geniales sesiones. “Mi gran alegría va a ser encontrar nueva música, escuchar cosas que no sabía que existían de gente olvidada en el tiempo. […] Un factor que hizo que comprase esta alucinante colección fue el hecho de que se transfiriese el material de un DJ a otro; y el hecho de que la presentará a la gente alrededor del mundo de la manera que se quería que se oyese”.

Haslam comenta que la colección incluye “funk, soul, electro, material de Factory Records que va de la música alternativa e industrial hasta los primeros temas acid y la revolución house. También de los 90, cosas bleepy, disco, llenapistas eufóricos y los discos locos y extraños que me encantaba compartir con las pistas de baile de Manchester, París, Berlín y Nueva York”.

Sobre la adquisición de Troxler añade: “Los discos los compré para que fuesen tocados, es una colección de un DJ en activo, y el compromiso de Seth hacia la música y el vinilo es fabuloso. Hay material ahí que conocerá y amará pero también cosas que descubrirá, y a través de el, gracias a que los pinche, nuevas audiencias lo descubrirán y disfrutarán”.