Sergio Caballero ha dirigido Ancha es Castilla / N’importe quoi, una película de horror con un humor enfermizo que narra la historia de una niña poseída por el diablo que practica exorcismos con su familia para sacarlo de su interior. Es un mediometraje, de 25 minutos, con personajes hechos con comida e inspirados en las pinturas negras de Goya. Como es habitual en las películas de Caballero, el argumento y los diálogos se elaboraron después del rodaje. El resultado es perturbador, crudo y sucio: la película más punk de Caballero hasta la fecha.

La imagen de Sónar ha sido desde sus inicios uno de los máximos atractivos del festival. Obra de Caballero, toda la imaginería alrededor del festival juega con elementos a menudo irónicos o incluso en ocasiones provocadores, muy alejados de las imágenes asociadas habitualmente a la música electrónica.