Desde sus inicios, Tamaryn había sabido encontrar su lugar con un sonido etéreo, cercano al dream-pop (aunque cuando empezó a lo suyo se le llamaba skygaze) y esa portentosa voz que ella tiene. Pues bien, todos los atributos que había logrado en sus dos primeros largos, ahora se realzan en “Cranekiss”, la épica pieza titular de su nuevo disco, a la venta el 28 de agosto vía Mexican Summer. Ahora ha estrenado un videoclip en el que la protagonista es su cara, distorsionada y retorcida de cualquier manera posible. La realización del vídeo cuenta con la colaboración de Bryan DeGraw de Gang Gang Dance.