No exageramos, pero el 14 de junio de 2012 se vivió en Barcelona una tarde muy especial para los amantes del pop sintético más oscuro y lujurioso. Trust, una propuesta canadiense que acababa de editar su álbum de debut, “TRST”, después de una ristra de EPs que no salieron del underground, actuaron en el SonarComplex del Festival Sónar, que por aquel entonces se ubicaba en el Convent dels Àngels. Aunque no se practica el cristianismo ahí desde hace años, a muchos les dio morbo que un grupo tan trasgresor manchase ese edificio. La actuación estuvo a la altura de las expectativas, con un Robert Alfons que se alzó como frontman para la posteridad, lanzando dardos envenenados envueltos de teclados opresivos y percusiones marciales.

Desde entonces nos han visitado más veces, como aquella en la que se pasaron por el CaixaFòrum en el marco del DNIT, otro espacio extraño donde los haya. Y ahora han editado su segundo disco, en el que giran hacia un synth-pop más convencional y menos indigesto. No es que se hayan vuelto amables de la noche a la mañana, pero sí que han suavizado su discurso. Ahora se hacen llamar TR/ST, para seguir esa puñetera moda de los grupos de poner símbolos en sus nombres para sustituir letras.

El próximo jueves Robert Alfons y compañía volverán a Barcelona para presentar “Joyland” en Razzmatazz 3 por cortesía de Miles Away. Nosotros somos los primeros sorprendidos de que no actúen en una sala de mayor capacidad, pero a la vez estamos muy excitados de poderles ver en un espacio tan pequeño, tanto, que con su música se volverá auténticamente claustrofóbico. Ya nos estamos imaginando esos sintes palpitantes, esos estrobos cegadores, ese humo que todo lo tapa y esa particular voz de su líder. Puede ser una noche ideal y aún quedan entradas. Además, abrirá la velada Fernando Lagreca, uruguayo afincado en Barcelona desde hace más de una década y que practica una electrónica sentimental que apetece mucho escuchar en vivo. Marquen el 19 en sus calendarios a la voz de ya.