Confunden una escultura de La sala del cel por un hallazgo arqueológico

Hace unos días se encontró en el río Onyar de Gerona un fragmento de una escultura del rostro de una persona. Los expertos apuntaron rápidamente a que podría tratarse de una obra del siglo XVIII o anterior, tal y como explicaba en Twitter la alcaldesa de la ciudad, pero la hipótesis más plausible ahora mismo es que en realidad se trata de una réplica del Éxtasis de Santa Teresa de Bernini creada por el artista gerundense Jordi Mitjà, que preparó diferentes piezas metálicas para una performance en la Sala del cel. Una de estas piezas la acabó regalando al fotógrafo Xavi Montojo, que vivía en una de las casas que dan al río en cuestión, justo donde hubo el hallazgo.

Esta información llegó gracias a Agustí Pericay, que ha confirmado la historia y ha explicado al Diari de Girona que a Montojo le desapareció la escultura sobre el año 1997 o 1998. «O alguien la cogió y después la lanzó porque le pesaba mucho, o en alguna fiesta alguien la acabó tirando por la ventana».

La sala del cel era noticia hace unos meses por el documental 972, que explicaba la eclosión del clubbing y la electrónica en la provincia. Y este hallazgo, como colofón, no nos puede parecer más mágico.