Conversando con un DJ y un productor: Ángel Molina y 30drop

30D Records, cinco años de dedicación a un techno de oídos exigentes. Al habla con dos referentes.

 

De fuertes convicciones y férreos principios, 30drop y Ángel Molina son dos figuras muy distintas, pero al mismo tiempo, similares. Que continúan trabajando duro y de manera conceptual para, con toda la intensa y consolidada trayectoria que porta su techno experimental, industrial y cósmico, seguir aportando a la escena española, desde Düsseldorf y Barcelona, respectivamente.

Con motivo de los cinco años del sello discográfico 30D Records, nos sentamos con los artífices del mismo para charlar distendidamente y sin tapujos sobre su música, las celebraciones que van a llevar a cabo, sus visiones entorno al panorama actual, así como sobre nuestra cultura de club. Algunas anécdotas personales y opiniones varias sobre la electrónica más comercial. Un recorrido sobre los temas más candentes de la escena, a través de los ojos de un DJ y un productor: dos artistas.

 

Cumplís 5 años, y aunque la idea y el alma máter de este proyecto naciese en 2009, no fue hasta 2014 cuando le disteis vida propiamente. Ya ese tiempo os sirvió para pulir cosas pero, ¿qué sacáis en claro de ese tiempo hasta ahora? Teniendo en cuenta que lanzasteis el sello en una época donde el techno está siendo el boom, sumado al auge de las redes sociales y la implantación del Do It Yourself.

30drop: Yo creo que hemos pillado más el bajón que el boom. El boom fue más en el 2009 que los cinco años después. Al final y en lo que a mí respecta, todo lo que tiene relación con el proyecto está hecho (por mi parte) para aprender algo, en el sentido de que todo lo que llevo a cabo como 30drop o 30D es en sí ya un proceso de aprendizaje, y el resultado es la música, el sello y todo lo que está relacionado. Si preguntas más en relación a la industria y demás, creo que lo teníamos todo sabido.

Ángel Molina: Bueno, hemos aprendido una lección que es: si quieres, puedes. Quiero decir, el conseguir cosas es proponértelo y dedicarte, el tener paciencia y no pensar en -el único o por lo menos primer objetivo- el dinero. Si haces las cosas pensando en satisfacción personal, conseguir ciertas cosas, aprender a diario, lo puedes hacer y sacar provecho de ello, que esté bien y te dé placer.

 

¿Sería ese por ejemplo un mensaje para las nuevas generaciones? El que, si quieres, puedes.

Ángel Molina: (risas) Dicho así suena un poco prepotente o un poco como el padre que le dice al hijo. Pero si es cierto, que la manera de hacer de una persona que tenemos una edad y la de las nuevas generaciones es bastante diferente. Aunque a lo mejor cuando yo era joven también era bastante inmediato y quería las cosas seguidas y rápidas, pero no tengo ese recuerdo de mi. A lo mejor siempre he sido un niño rarito. (risas) Porque dedicarme hace 30 años o querer dedicarme a ser DJ de techno era un poco complicado. Quizá yo no soy la persona para decir esto, pero si es cierto que la gente joven tiende a buscar el objetivo lo antes posible. Pero bueno, puede que como tampoco nosotros necesitamos del sello para poder comer o vivir, sino que es una cosa más.

¿Significa esto que tenéis otros trabajos a parte?

30drop: Claro, tú piensa que un sello hoy en día es algo de lo que no vas a sacar dinero. Si lo creas para eso: error. Si lo creas para conseguir trabajo de forma paralela, posiblemente, error también. Entonces, teniendo eso en cuenta, es imposible ponerte a dar lecciones porque los humanos somos como somos y todos caemos en las mismas cosas. Y al final, hasta que no estás en ello, no te pones con ello, no vas a adquirir esos aprendizajes de los que hablábamos al principio en cuanto a hacer y forma de hacer.

No obstante, si hablas de las nuevas generaciones, la cuales tienen unas herramientas distintas, no puedes entonces, ser una nueva generación y obviar las que te proporciona tu propia generación. Ya que todos hemos utilizado las de la nuestra, las que son propias del contexto. Las de la actual, bajo mi punto de vista, sean una mierda y que no aporten lo que yo creo que deberían aportar, no quiere decir que no se tengan que usar. Sino que hay que hacerlo de una forma adecuada al objetivo final. Y que lo que yo creo que no se está haciendo hoy en día. Por mi parte, no hay lección para las nuevas generaciones.

 

O sea, que lo que no se está haciendo, imagino, es lo que vosotros estáis haciendo porque es lo que creéis se tendría que hacer. Es decir, crear una música que tenga un concepto detrás. Tú por ejemplo (30drop) hablabas de que el techno que está surgiendo carece de esas ideas conceptuales que enriquezcan la pieza final.

30drop: Lo del concepto detrás, a mí personalmente y según con que pie me levanto cada día, creo que ha sido un error o un acierto. Primero porque es algo muy personal y la gente no tiene por qué entenderlo como tal y segundo, porque también la música electrónica muchas veces es algo de consumo rápido. No en cuanto a que mañana ya no sirve, en eso sí que apuesto en hacer algo lo más atemporal posible, sino que muchas veces es algo que una persona utiliza para evadirse de ciertas cosas y si tú tratas de vestirlo con algo muy pesado conceptualmente, es imposible que eso pase desapercibido y que no llegue como tú pretendías.

 

¿Pensáis entonces que no se valora realmente la idea conceptual que tiene vuestro trabajo?

30drop: Yo creo que no. Pero aun así yo le aporto el concepto porque creo en él y así me siento feliz, lo entiendan o no.

 

Y hablando de trabajos, ¿veremos algo en especial por estos 5 años?

30drop: Hay material nuevo, aunque no es específico porque cumplamos años. En verano sale uno nuevo de Terrence Dixon, un DJ mix en formato cassette de Electric Indigo, y después también uno del sub-sello que lleva Ángel (Eyes Have It) el cual es un EP con 6 temas. 3 de Reeko y 3 de Group, una excelente banda francesa que hace música industrial, podríamos decir.

 

Ángel Molina: Industrial sin pertenecer al mundo de la industrial. (risas) Que es lo interesante.

 

30drop: Puede que también un EP más, pero para el quinto aniversario nos centramos más en las “label nights” que en la música a editar. La primera la tenemos el 28 de junio en la sala The Loft del Razzmatazz, donde estaremos Dasha Rush, Ángel y yo. Y la siguiente será una 30drop curated night en Berghain, con HD Substance, MSDMNR, Kastil, Adriana López, un live de Geistform y por supuesto Ángel y mi directo como 30drop.

 

De la música al arte, y el arte de la música fuera de la idea de club

 

Aparte de la música y los showcases, este año según nos comentaste en la anterior entrevista (30drop) ibais a sacar lo de Arts Projects. Contadme un poquito más sobre esta nueva aventura.

30drop: Es algo relacionado con la parte artística: instalaciones y video arte. Algo totalmente alejado del binomio DJ-VJ y de lo que personalmente estoy muy cansado. Es algo diferente a eso; hace tiempo que vemos como la industria se reinventa para ofrecer los cansinos b2b de X con Y, cosa que me gusta muy poco. Y con lo de los visuales sucede igual. Es decir, ahora viene X con su sesión de DJ, pero además ahora con uno que le pone visuales.

Ángel Molina: Es como la etiqueta de A/V, que ahora se juega mucho con ello. Y luego vas a verlo y son dos cosas cada una por su lado, pero que están sucediendo en el mismo espacio y tiempo.

 

30drop: Totalmente.

 

Ángel Molina: Y en la mayoría de casos es eso lo que te encuentras. Al menos, desde mi humilde punto de vista.

 

30drop: Sí, sin duda. Y además se ve a la legua que son formatos hechos para sacar dinero.

 

Ángel Molina: Claro, porque ahora vende. Es muy poquita gente que yo haya visto –desde la ignorancia, insisto, porque nunca me he dedicado a lo visual– donde haya un trabajo conjunto, que está saliendo bien y que se nota que son dos personas trabajando a la vez.

 

¿Cómo por ejemplo?

Ángel Molina: Mmm…hace 1 o 2 años vi a Clark en un Sónar y me pareció que aquello era otro nivel.

 

30drop: Algunos trabajos de Murcoff con la gente de AntiVJ. Pero hay realmente pocos, muy pocos. Trabajos como el de Dasha (Rush) son muy interesantes; por ejemplo, su proyecto Antarctic Takt. Nosotros lo moveremos por otro circuito y ambiente que no sea de club, sino más en museos o galerías de arte, por ejemplo.

 

¿Tenéis ya algo cerrado?

30drop: Estamos cerrando lo que sería la presentación del proyecto y que seguramente será en Berlín. Están Txell y Lula al frente de este proyecto, que se mueven específicamente en este mundillo. Por lo que esto es algo muy separado del tema techno y del formato música de 30drop. Es otro rollo, y ahora quizá ya no tanto, pero en su día la gente de Raster Noton empezaron un camino hacia esta vía que era interesante. Un muy buen ejemplo es Ryoji Ikeda. Como te digo, es súper complejo y veremos si se puede hacer. Pero las dos personas que se están encargando de ello, son profesionales en este sector y confiamos mucho en ellas para tirarlo adelante.

 

Inspiraciones y aspiraciones

 

¿Algo que no sea música y que os haya inspirado últimamente? Porque tú (30drop) decías que muchas veces esta te viene de películas, libros e incluso, la propia naturaleza.

Ángel Molina: No. En mi caso no. Porque a mí al menos me inspira, y cada día más, el sentido común. Y esto es una cosa tan intangible, pero es que estoy cada día viendo tantas cosas que carecen del mismo. Uno de los últimos, por ejemplo, todo el circo montado entorno a la independencia catalana, algo estúpido. Todo ello me inspira para lo contrario, para darme cuenta de que no quiero ser eso y, por ende, a ir por otro lado. Por eso muchas veces, da la sensación de que hago las cosas a contracorriente. El no moverme en el mundo de la música o los DJs y demás, persiguiendo lo que desde fuera a la masa parece ser el objetivo final.

30drop: A mí sí y realmente en los últimos tiempos hay cosas que me motivan bastante. Por ejemplo, el arquitecto Mies van der Rohe, me flipa lo que hacía este tío. Y básicamente por la forma estética de plantear su trabajo, que para mí es más arte que arquitectura, se puede ver también aplicado a lo que comenta Ángel, es muy de sentido común. Muy limpio, claro, eficiente y al mismo tiempo bonito, atemporal y puro. No sé, a mí el hecho de vivir en Alemania me ha aportado ese plus. Hace no mucho estuve en la ciudad donde vivió Van der Rohe y donde se construyó el único edificio industrial hecho por él, que no es un edificio residencial vaya, me inspiró muchísimo para hacer música. Es el vivo ejemplo de lo atemporal y para mi esta palabra dentro del proyecto de 30D es algo con lo que estoy estrechamente ligado.

 

Centrándonos en vuestra faceta de DJ/artista, y en los distintos perfiles que tenéis ambos porque, tú 30drop solo haces live shows.

30drop: Hasta ahora.

 

Bueno, pero me refiero, no pinchas como tal, aunque se te está viendo, o mejor dicho escuchando, tu selección musical a través de podcast y demás. ¿Qué tiene que pasar para que eso se traslade a un ambiente de club, a una pista?

30drop: Que me apetezca como ahora, y por eso lo hago. A mi desde siempre me flipa mucho en cuanto a música el concepto de wall of sound que tuvo su máximo exponente con la música industrial y creo que eso se puede llevar al techno. Ese concepto totalmente opaco, que no sabes de donde viene ni a donde va, y que porta una forma sonora totalmente abstracta, me encanta. Y si algún día empiezo otra vez a pinchar seguramente iré por ese camino. Otra cosa será que haga una y no más porque nadie lo entienda, pero me apetece eso.

Ángel Molina: Se nota que no eres DJ. (risas) Porque te podría defraudar ahora diciendo que el público, por muy de conocedor y alternativo que vaya , es más pop de lo que piensas. Mucho público techno se cree diferente al público pop en cuanto a comportamiento, pero sin darse cuenta se comporta de la misma manera.

 

Noches para el recuerdo

Justo y en relación a eso viene mi pregunta para ti (Ángel), porque en una entrevista hace bastante tiempo dijiste: pinchar la música que me gustaba, con un público entendido delante para arriesgar y que la gente reaccionara. ¿Crees por tanto y con lo que has dicho, qué no ya no existe tal público?

 

Ángel Molina: No. No me ha pasado nunca y me sigue sin pasar, no suele haber un público mayoritariamente entendido. Pero no solo a mí, creo que a nadie. Estoy convencido que a cualquier DJ que le hicieses esta pregunta te diría: no, el público en un gran porcentaje como un 80-90%, y con esto no quiero sonar maleducado, no sabe lo que escucha. Que luego hay excepciones y que obviamente no puedes comparar la escena en España con la de Alemania, por ejemplo.

 

30drop: Depende eh, tampoco allí todo es entendimiento.

 

Ángel Molina: Sí claro, pero a grandes rasgos siempre se conocerá más en Alemania porque el techno es su folclore, no el nuestro. Y eso por tanto afecta en la audiencia que te escucha. Nosotros tenemos la extraña virtud de dedicarnos a una música que funciona mejor en otros países que aquí. Que, con los años, la tecnología y las redes hemos ganado, cierto, pero que el tanto % del que hablamos va aumentado muy poco a poco; indudablemente.

 

Entonces, ¿No has tenido un set donde te hayas quedado súper satisfecho y te hayas ido contento a casa porque de verdad la gente ha captado el mensaje?

Ángel Molina: A día de hoy prácticamente no hay cabinas (son escenarios, por lo tanto, estás más alejado del público y no tienes tanto contacto con él), por lo que ya no es casi apreciable una reacción a nivel individual, como sí lo es la de la masa. Hemos perdido en eso los DJs. ¡Pero claro que estoy muy satisfecho de muchísimos sets! Aunque insisto en que el público, la masa en general, por muy que vayan de raritos y entendidos y de ‘yo domino el techno y demás’, es mucho más pop de lo que pensamos, y con pop me refiero a popular.

De hecho, y es más probable que la gente sea más abierta cuando haces un directo, porque dan por hecho que no conocen tu material, básicamente. Y si lo conocen, esa será la razón por la que vayan a verte.

30drop: También es el lugar, y la hora y el momento. Hasta que el DJ no salga del encasillamiento de las 3am, esto va a continuar así. Lo que pasa es que, si tú propones hacer algo de electrónica a las 7pm, en un lugar en el que la gente tiene que estar sentada, te tildan de clasista. Una cosa es lo que entiendas como entretenimiento y otra como arte, y hasta que no se separen seguirá la cosa así.

 

Ángel Molina: Sí, o hasta que no se amplíe un poco el espectro o la utilidad que puede llegar a tener la música electrónica e incluso la electrónica de baile.

 

Ya que antes habéis mencionado lo de que en otros países como en Alemania, al ser el techno su folclore, hay más entendimiento del género que aquí y que ambos habéis actuado en Berghain en horas muy distintas. Tú Ángel abriste y tú 30drop fue a las 8-9am del domingo, imagino que habréis hablado y demás, de hecho, tú (30drop) fuiste a su set, ¿Qué sacáis en claro o que percepciones tuvisteis de lo realizado allí? Así como las diferencias que encontrasteis de actuar a una hora u otra.

30drop: Para mí el rango horario en el que pincho Ángel es el mejor. Y espero si me pongo a pinchar, de hacerlo allí, tener esa hora, de 12 a 4. Pues es el momento en el que puedes exprimir ese club en ese formato en su máximo esplendor. Porque luego estás supeditado a todo lo que haya pasado antes, es inercia. Y te aseguro que cuando han pasado muchas horas, la que adquiere ese sitio es muy heavy. No sé, para mí es un sitio muy especial, aunque esté ya muy trillado, pero tiene algo único.

 

Ángel Molina: A mí me gustó, pero no hice allí algo que no haga habitualmente. Quiero decir, no me lo preparé pensando: vas al sitio en donde. No. Fue una noche más, lo cual no significa que no le tenga un respeto, todo lo contrario. Pero trato con respeto a cualquier club al que voy.

Lo que sí me impresionó fue el resultado. Estoy acostumbrado a hacer sesiones con inicios experimentales, donde ves el flujo del público (ves cómo llega, escucha y, si no les convence / entiende, marcha a otra sala). Sin embargo, en Berlín fue todo lo contrario. La gente llegaba y nadie marchaba, lo cual es una buena señal. Y encima estaban todos quietos, hasta que yo dije: a partir de ahora vais a bailar (porque no había beat hasta entonces, y fue casi 1h). Hacer eso es interesante pero arriesgado. Y sí claro, me llevé la sensación de que había un público instruido, no de que fuesen exclusivamente para ligar o emborracharse.

 

30drop: Sea la hora que sea, allí el centro y el protagonismo se lo lleva la música.

 

Artistas más allá de la cabina, los gustos y anécdotas

 

Como hemos hablado tanto del concepto público, ahora yo os pregunto, y vosotros, ¿soléis salir?

30drop: Cada vez menos. No sé si es porque cada vez me interesan menos las cosas debido a un cansancio de las mismas o porque realmente la calidad es inferior. Ahora si lo hago es a algo muy concreto.

 

¿La última vez que algo os conquistó?

30drop: 2009, Fever Ray en Sónar, así que imagínate. (risas)

Ángel Molina: Yo no salgo mucho. Primero por edad y segundo por el horario, por lo que hemos dicho antes. Y luego, sobre todo, y esto últimamente y también tiene que ver con la edad: la diferencia de comportamiento de la gente joven y de los que tenemos una edad. En cuanto a qué fue lo último que me conquistó, hace poco en el MIRA vi el mejor directo de techno industrial en mucho tiempo: Atom TM. Un hardcore de altísimos bpms. Desde que empezó hasta que acabo, cada tema era como una hostia en la cara. Me recordó mucho a su único disco editado como Urban Primitivism, quizá de sus discos más infravalorados. Por aquello me valió la pena ir, y eso que no era la persona que, a priori, iba a ver. Además de que es uno de los artistas con el que más amor-odio he mantenido.

 

¿Y eso?

Atom TM es un tío alemán, un tanto estirado y que además era colega de colegas míos. En su día fue una persona muy engreída y excesivamente formal. En un concierto suyo en los 90 chocamos, pero hasta el punto de que casi llegamos a las manos.

 

¿En serio?

Sí, porque era el momento en el que él editó como Lassigue Bendthaus, y empezó a girar como un visionario hacia ideas como: la música es libre, puedes samplear, etc. Y, de hecho, en uno de los discos que editó (Cloned:Binary), todos los sonidos del mismo están pensados para ser sampleados. Cuando me vió en su concierto de La Sala Del Cel (Girona, primera mitad de los 90’s) con una camiseta con su logo, acabó tirándome de ella para quitármela porque me acusaba de vestir algo que era pirata. El mismo que sacó el trabajo que te digo de samples. Paradójico.

 

La ‘inexistente’ cultura de club española

 

Cambiando un poco de tema y centrándonos más en España y su escena, y ya que antes habéis mencionado al Sónar, un festival que en parte te ayudó (Ángel) a estar donde estás hoy, y al que este año no vas a acudir (como artista): ¿qué piensas de que se abra a otros estilos como el trap o el regguetton? Un evento que nació puramente para dar pábulo a la electrónica, incluso más experimental.

Ángel Molina: A ver, si estamos hablando de que un festival de música electrónica dé la sensación de apartarse de ella porque ahora acoge al trap, no lo entiendo. Porque es también electrónica, por las herramientas o el material del que se vale. Es quizá hasta más sintético que cualquiera de los otros géneros más ‘orgánicos’. Eso sí, partamos de la base de que a mi esta música no me interesa lo más mínimo, pero no me importa y no me parece mal que esté en un festival como el Sónar. Por otro lado, me parece –y esto es algo que hablé con uno de los organizadores porque me vio en un concierto– un estilo punk, tan irreverente hacia el público como era el punk en los 70’s. Me recordó a esa filosofía de: no sé hacer nada, pero estoy aquí arriba viviendo mi película. Y lo hacían bien y se notaba que disfrutaban con ello, así que me divirtió tanto que me quedé y lo vi entero.

Ahora, que luego esto no tiene nada que ver con la idea con la que partió Sónar (música avanzada, etiqueta de la que hace bastantes años se ha desvinculado), pues sí. Pero es que el festival ha evolucionado, se ha hecho muy grande, de muchos miles de personas. Y, por tanto, tienes que abrir el espectro. No veo mal incluir propuestas de trap si van a aportar algo.

30drop: De todas formas, Sónar nunca ha sido: ‘festival de música experimental/industrial’ por ejemplo. Quiero decir, siempre ha estado ligado a la música actual del contexto y de lo que en ese momento se entiende como vanguardia. Y hoy en día eso es lo que está sucediendo con el trap. A mí no me gusta, como tampoco el regguetton o el rap, pero entiendo perfectamente que un festival como Sónar lo incluya. De hecho, me flipa la actitud de la gente de ese mundillo. Fíjate en el ya mítico video de Iggy Pop diciendo: fuckin techno. Cuando él en su día recibía los mismos comentarios sobre su música de la generación anterior a él. Transgresión sería la palabra.

 

Se podría entonces decir que en España el trap es la música contemporánea ahora, y que por ende y tras todo lo hablado, que carecemos de una sólida cultura de club, lo cual me recuerda un poco a lo que habla Javier Blánquez en su segundo volumen de loops, donde dice que es una pena que el país que creó virtualmente el clubbing se quede sin discotecas o espacios para desarrollarlo, ya que cada vez los festivales proliferan, ejerciendo una política de exclusividad que merma la escena. Sin embargo, y, por otro lado, en Madrid Manuela Carmena propuso lo de la alcaldía de la noche, y en Barcelona ERC: ¿Qué opináis de esto? ¿Creéis que se podría llevar a cabo aquí, un modelo similar al de Ámsterdam o Berlín?

Ángel Molina: Yo diría que es más una pena que un país como España, que vive del ocio y del turismo, del mundo de los servicios básicamente, no se dé cuenta de que el mundo de la noche es exactamente como el del día, pero sin sol. No es algo malo, ni un mundo aparte y descarriado. Somos tantos los que vivimos de ello, que por no gestionarlo y legislarlo bien perdemos muchísimo, en todos los sentidos.

 

¿Creéis que esa imagen negativa que se tiene se debe al estigma de las drogas?

Ángel Molina: A ver, el mundo de la noche es lo que es. Y, además, España es un país conservador, muy religioso, por mucho que cada vez lo sea menos. Por lo que es muy difícil hacer ver a la gente que lo que pasa por la noche es tan digno como lo que sucede por el día. Porque atracos, violaciones y demás también tienen lugar por la mañana, y aun así no se estigmatiza al día.

 

30drop: Si sale adelante lo de la alcaldía de la noche, genial y lo apoyaré. Pero le veo éxito 0. Más que nada porque no creo en el formato con el que piensa la sociedad española y eso, incondicionalmente influye.

 

Ángel Molina: Yo confío en que algo se pueda hacer. Cualquier cosa que sea a favor de la noche me va bien, ya que beneficiaría al mundo al que llevo casi 30 años dedicándome y eso me encantaría. Porque he oído muchos comentarios despectivos, sobre todo de gente que no te conoce y juzga, que, en fin. Yo lo apoyaría y si se hiciera en Barcelona, todo lo que pudiese aportar lo haría, y si pudiese trabajar para ello, también.

 

Redes sociales, la forma de ser asocial con la música

 

Ya que hemos hablado de contemporaneidad y de lo que está a la orden del día, y de hecho tú (30drop) mencionaste a Amelie Lens en la anterior entrevista, quien ha tenido polémica con Richie Hawtin, o más bien este con ella, debido a su desmesurado uso de las redes sociales.

30drop: Yo me cago en Amelie Lens, por decirlo mal y pronto y la gente me pone verde, pero lo hace Hawtin y es el puto amo. Es absurdo.

 

Vale, es absurdo, pero entonces: ¿por qué tienes redes sociales? Ya que he visto hace poco que volviste a reactivar la cuenta de Facebook.

30drop: Yo no tengo redes sociales, son del sello y la única que se actualiza a diario es Instagram, además de nuestra propia web. Si tenemos los perfiles de Facebook y Twitter es simplemente para que no tenga otro la propiedad y pueda actuar libremente en nuestro nombre. Pero, tontos no somos y si hay una noticia importante que transmitir, lo hacemos en todos los medios, como podrás ver ahora mismo. Creo que Facebook y Twitter no son beneficiosas para la escena techno en la que nosotros estamos o entendemos que debería ser. La extrema efimeridad es negativa para el arte. Pero, como te digo, si tengo que utilizarlas para comunicar algo, lo hago sin problema. ¿Contradictorio? Puede ser, todos los somos.

Son una herramienta, un medio de comunicación, igual que en su día lo fue la televisión. Y hay que saber utilizarlas, teniendo en cuenta que hay cosas para las que funcionan bien, y para otras no tanto, e incluso otras para las que son inútiles, y dentro de eso hay gente que las pervierte y las utiliza de forma totalmente deshonesta. Y es en mi opinión lo que está sucediendo dentro de la escena techno, por eso decidí pararlas.

Y tú Ángel, ¿por qué no las tienes?

Ángel Molina: Porque no me interesan, básicamente. Sí que es cierto que es una herramienta, pero confío en otro tipo. Y si yo no tengo una para anunciar que tal día actúo en un club, ese club sí la tendrá y se encargará de hacerlo. Tampoco la tengo porque, volviendo a aquello del sentido común y demás, me parece que hay muchísima gente dentro de ellas que carece de él. Yo no confío demasiado en la democracia, porque no creo que sea la solución decir: todos tenemos una opinión y es igual de valida. No. Porque dependiendo del tema, seguramente habrá gente que sepa más que yo y viceversa. Que se aceptó la democracia, sí, pues con las redes sociales sucede lo mismo. Como todo el mundo o la mayoría las tienen, todo el mundo puede hablar. Y yo sinceramente prefiero no estar al tanto de esa falta de sentido común y/o de comentarios que muchas veces van solo a hacer daño.

 

¿Crees que eso te ha podido afectar, por ejemplo, en materia de contrataciones y/o feedback, influencias con otros artistas?

Ángel Molina: Sí, obviamente. Al igual que el tenerlas y ser muy activo puede dar una imagen distorsionada de lo que realmente eres. Pero yo asumo los inconvenientes.

 

30drop: Al final se trata de ser consciente de las cosas. Tanto con lo de las redes sociales como con lo que denominé en la anterior entrevista como Techno Fast Food.

A mí me parece genial que haya gente a la que le guste Amelie Lens o I Hate Models, no tengo nada personal contra ellos, y que utilicen las redes sociales como quieran, pero tienes que saber qué tipo de música es esa y cuál es la otra. Y entonces eliges, me da igual. Pero si hay algo de lo que estoy en contra es de que a la gente se le meta en la cabeza ideales de artistas y/o música que está hecha por y para el negocio. Simplemente pretendo que la gente se entere de lo que está hecho para ganar dinero y de lo que no, y ya luego que elijan libremente.

 

Ángel Molina: Hay ciertas cosas que son muy delicadas. Por ejemplo, hace unos meses me llegó una promo y recuerdo que pensé: si yo hiciera un comentario sobre esta portada de lo primero que me tildarían sería de machista (en ella sólo le faltaba enseñar las tetas a la tipa), y nada más lejos de la realidad. Hoy en día resulta que tirar un piropo a una mujer es una muestra de machismo, pero si tú prácticamente enseñas las tetas es un: ‘estoy jugando mis cartas’. Es evidente que se está utilizando un doble rasero, en este caso el sexismo es una herramienta para atraer. Hay una frontera muy fina. De todas formas critico esto al igual que critiqué hace unos años a Seth Troxler (con aquel terrible video en que aparecía con una copa de vino y en pelotas), o lo mismo que critico a La Virgen María. Hay mucha hipocresía.

 

30drop: Yo lo que pretendo es que la gente se dé cuenta de ello, de: tío, te están metiendo esto en la cabeza para que acabes comprando su producto. Es un anzuelo y tienes que saberlo. Si aun así te gusta, adelante.

 

Ángel Molina: Es, ¿quieres jugar a esto? Cojonudo. Entonces para ello las redes sociales funcionan genial. Pero, ¿realmente quieres hablar de música y quieres informar de tu trabajo? Hay mil formatos y mil maneras de hacerlo llegar sin necesidad de una red social o, de al menos, yo tener que tenerla.

 

Y, por último, también en la anterior entrevista mencionaste que la gente que admiras y te aporta existe, pero que no irías a buscarla a Resident Advisor, una página que además de hacer promoción de diversas cosas funciona como medio de comunicación, ¿qué opináis de los mismos? Tanto aquí como fuera de España.

30drop: ¿Crees que hay gente que vaya a leer esta entrevista? Sinceramente, el problema no es exclusivo de los medios, sino del formato que necesita hoy en día la gente, el input. Un medio de comunicación dedicado a música es muy complejo, primero porque como medio es una empresa que ha de soportar tantos gastos y esto se solventa con la publicidad y para ello deberás hablar bien de esa gente, porque si no, no habrá anuncio. Sumado a que hoy en día, tu generación como decías antes, no se para a leer una entrevista o artículo de opinión. Es mucho más atractivo para ellos un video de como mucho 2 minutos.

Mi comentario en la anterior entrevista respecto a RA era ironía simplemente para dar a entender que esa web es un negocio publicitario, no es la biblia. Yo tengo perfil allí, claro, pero no voy a RA a culturizarme musicalmente.

 

Ángel Molina: Yo sí que confío en que la entrevista pueda interesar a alguien, pero a una minoría, está clarísimo. Hay un problema que creo que es generalizado. Y es que, tarde o temprano se nos inculca el que, las cosas cuanto más rápidas, mejor. Y los medios siguen siendo tradicionales. Pero aún quedan algunos interesantes como Pitchfork, donde escribe Philip Sherburne y que es un gran periodista.

 

30drop: Para mí, sin duda, el mejor. Sinceramente, se necesitan nuevos formatos con urgencia.