Der Dritte Raum: «Tras ‘Hale Bopp, no me sentía bien en el circo del techno comercial»

Al habla con Andreas Krüger sobre la génesis de su hit inmortal, su devoción por la cacharrería analógica y su inminente actuación en el marco del 25 aniversario de Overdrive.

 

Overdrive celebra este sábado su 25 aniversario con un festival por todo lo alto que tomará el 14 de septiembre La Cubierta de Leganés con lo mejor del techno-trance europeo. Así, la cita se convierte en el punto clave para cerrar la temporada veraniega.

La mítica sesión madrileña se traerá a Der Dritte Raum en directo, Resistance D (el alias más conocido de un veterano de la talla de Pascal FEOS, Bonzai All Stars con su show Live Back To The 90s, Westbam, Cristian Varela y los grandes residentes de la marca Overdrive. Aún puedes comprar siguiendo el enlace. 

Tras nuestra intensa charla con Ricky, principal artífice de estas fiestas, ahora toca hacer lo propio con uno de los reclamos más sonados del cartel, el alemán Der Dritte Raum, alias de Andreas Krüger, probablemente el exponente más destacado del techno-trance europeo y autor de un himno inmortal como es Halle Bopp.

 

Muchos aún piensan que Der Dritte Raum es un dúo. ¿Lo puedes aclarar?

d3R siempre ha sido mi proyecto en solitario. A principios de los 90 necesitaba a alguien para las presentaciones en vivo para trabajar con todas las máquinas. Principalmente ese fue mi «Copiloto» Ralf, pero otros también se unieron.

Debido a la aparición de un equipo mejor y más compacto, esto ya no era necesario desde finales de los años 90. Desde entonces comencé a tocar solo o con otros músicos tocando clarinete, sintetizador, etc. Mi viejo amigo también ha participado a menudo.

 

Se te conoce por tu sonido techno-trance. ¿Cuál es tu enfoque a la hora de mezclar géneros aparentemente distantes?

Mucha gente solo conoce mis canciones de techno-trance. Algunas de ellos han tenido mucho éxito, pero en realidad eso es solo una pequeña parte de mi trabajo. Me encanta la música trance melódica, pero también me gusta trabajar en otros estilos. Canciones como «Tag Nacht Lied», «Swingbop», «Da tanz ich doch lieber Rumba» o «Tanz der Schlaraffen» no siempre se llevaban bien con el público techno… Pero con tales experimentos, al menos he empujado las fronteras.

 

Tu canción más conocida es Hale Bopp. Es un clásico instantáneo que aún pinchan DJs muy diversos. ¿Cómo se creó?

Hice esa canción en la primavera de 1997. Justo estaba trabajando en una canción al estilo disco-moroder de los años 70 con una secuencia larga de 16 compases cuando vi el cometa «Hale Bopp» en el cielo durante un descanso. Estaba emocionado con la vista y titulé a la canción como el cometa. Es curioso que a nadie le gustara la canción en ese entonces. Harthouse no quería tenerlo en el próximo álbum «Raumgleiter» (demasiado disco…) En el mismo año Harthouse se declaró en quiebra y me mudé a Virgin. Estaban realmente emocionados y lo lanzaron de inmediato.

¿Te sentiste presionado por el hecho de que la gente iba a querer que lanzases un nuevo Hale Bopp cada dos años?

Sí, totalmente. Debido a ese gran éxito, me encontré en el gran circo techno comercial, donde no me sentía bien. Muchos pidieron en ese momento una continuación de «Hale Bopp Reloaded», pero tratar de crear una copia barata fue demasiado embarazoso y cursi para mí.

Después de este gran éxito, decidí investigar nuevos sonidos. Más tarde, todo se suavizó y comencé a trabajar nuevamente con elementos HB trance o espaciales.

¿Cómo ha cambiado el setup de tu estudio a lo largo de los años?

Cambia casi todas las semanas. Por supuesto, además de muchos viejos sintetizadores analógicos, que todavía me encanta usar, el ordenador es la máquina más importante.

Desde el antiguo Atari ST hasta el monstruo actual de 12core, ciertamente quemé 30 máquinas o más. Como secuenciador he estado usando Notator (más tarde llamado Logic), que sigue siendo mi DAW favorita.

No tengo un sintetizador favorito. Eso cambia casi a diario. De hecho, juego (de nuevo) con la divertida «Pearl Syncussion» de finales de los 70.

 

¿Puedes explicar la atracción de los productores electrónicos hacia el espacio?

Eso tiene muchos aspectos. Cerrar los ojos y sumergirse en la música se asemeja a la vista de la inmensidad infinita del universo. El aspecto futurista de viajar a través de las profundidades del espacio con una nave espacial, como en las historias de ciencia ficción, a menudo también me imagino escuchando música. Por último, pero no menos importante, la música electrónica y los viajes espaciales están estrechamente vinculados con las máquinas, la física y la tecnología. Muchos fanáticos del estudio comparten esta pasión.

 

Te mudaste a Berlín hace muchos años. ¿Cómo te sientes respecto al estado de la escena clubbing ahí?

He estado viviendo en Berlín desde los años 90 y, por supuesto, la ciudad ha cambiado en todos los años. Pero Berlín tiene una larga historia en cultura alternativa y discotecas, y la gente aquí está constantemente ocupada creando algo nuevo, así que siempre hay mucha variedad al final.

El sábado actúas en Overdrive Festival. Esta gente lleva montando unas alucinantes fiestas de techno y techno-trance durante los últimos 25 años. ¿Eras consciente de su trabajo? ¿Cómo te sientes respecto a volver a España?

Escuché algunas cosas sobre el Overdrive, pero no investigué demasiado sobre su trabajo. Sé de qué se trata y me dejaré sorprender. ¡Mi último concierto en España fue hace un año en Barcelona y estoy deseando volver a España …!

 

También celebraste 25 años de tu alucinante trabajo con un gran sello como Harthouse. ¿Tienes planes para un siguiente álbum?

Está casi completado, pero no puedo decir mucho aún (más información en breve). Sé que Overdrive está más relacionado con el sonido techno trance clásico, pero creo que interpretaré algunos de mis temas nuevos.

 

Llevabas un buen tiempo produciendo música para tu propio sello, pero ahora has parado. ¿Por qué?

Me llevaba demasiado tiempo. Me quería centrar más en los aspectos creativos y artísticos, como hacía antes. He preferido editar mi música en Katermukke, Still Hot y Harthouse.