El productor británico Michael Dodman, Huxley para todos nosotros, por fin publica su primer largo en el sello de Will Saul. Huxley apareció en nuestras playlists, platos, CDs, USBs u oídos, depende de tu preferencia, allá hace cinco años cuando parecía que el techno estaba medio muerto y se había llevado consigo el house. Huxley fue uno de los artistas de Reino Unido que cogieron los deshechos del house y los recuerdos del garage y el speed garage y dieron rienda suelta a su imaginación en el estudio para hacer nacer un híbrido que comúnmente ahora se desmejora y conoce como deep house. No el deep house de Naked Music, Siesta, Greyhound u OM, me refiero al híbrido que nació del híbrido.

Como buen artista que es, Huxley ha madurado de ese estilo, aún sin dejarlo atrás del todo, y ha publicado en numerosos sellos de house desde 2020 Vision hasta Defected y ahora en Aus además de girar por todo el mundo con su distintiva interpretación del house.

El álbum que ahora tenemos en nuestras manos es sin duda un álbum UK. Y eso lo digo porque los sonidos que este Blurred emana, hacen un poco honor al título, borroso en castellano. En él, y casi siempre tirando de un ritmo house, nos encontramos diferentes influencias garageras, raveras y hasta una mutación de house a drum n bass. Todo parece tener cabida en el estudio y en la mente de Huxley, pero lo más importante es la madurez del sonido. Eso es algo que podemos ver evolucionar desde sus primeros EPs cargados de grave hasta la saciedad y con la única intención de reventar una pista de baile (nada malo en ello), hasta los sonidos más pulidos y trabajados que ahora escuchamos en Blurred. Las colaboraciones también han subido de nivel. En lo que a cantantes se refiere tenemos a FEMME colaborando en ‘Give 2 U’, Obenewa en ‘Road Runner’ y Yasmin con la genial ‘Say My Name’, pero donde notamos instantáneamente el estatus que ha alcanzado el joven productor es cuando llegamos a los dos últimos cortes del álbum. Allí nos encontramos con ‘Callin’’, creado junto al gran Roger Sánchez en su formato más underground con S-Man y para cerrar tenemos ‘Never Easy’ con la magnífica y siempre entretenida colaboración de Thomas Gandey.

En definitiva tenemos ante nosotros un álbum maduro de un gran productor del que esperamos todavía grandes cosas. UK está presente.