La gente de Bodyjack no atiende a modas, los suyo bebe directamente de las raíces del sonido británico y la zona más macara de Detroit y Chicago en una batidora estilística que da como resultado una palabra que lo resume todo RAVE.

Cuatro cortes Shake that ass en dos versiones por la cara A, booty techno gamberro en versión vocal e instrumental.

Por la cara B, el primero  Let’s thump, comienzo booty, sample vocal a dolor y a los pocos compases los breaks aparecen así como los bufidos de los baos cambiando totalmente la onda hacia territorios cercanos a los primeros Prodigy. Gamberro, efectivo y rompedor.

The Bounce, que abre con esos breaks tan bien llevados que pronto se acompañan de más capas percusivas y más breaks y sub graves demoledores, puro hardcore.

Una gota de aire fresco que viene desde el pasado, excelente contradicción.