No sé si será la edad, la experiencia, o que vuelve a tener el mojo muy pero que muy subido, pero últimamente he vuelto a creer en Dosem. Igual era que mi cuerpo no me pedía techno y matraca, o que el gerundense estaba un pelín estancado en su sonido, pero los últimos trabajos de Dosem no me habían llegado tanto como sus primeros esfuerzos discográficos. Y os lo dice uno que tiene colgado en su pared el vinilo del “Beach Kisses” que editó Neue Lärmklassiker (y ha pasado ya por tres casas diferentes) hace ya unos cuantos años.

Lo dicho, que en los últimos tiempos me daba la impresión que el productor catalán había tomado un camino que no era demasiado de mi gusto, pero ha sido fichar por Suara, y, coño, sin ser yo muy del sello de los gaticos (me gusta pero a cuentagotas), mi amor por don Marc ha vuelto a aflorar, como cuando ves a ese amorsito tuyo que hacía tiempo que no te encuentras (de esos tengo a puñados, Platón se partiría la caja conmigo) y de pronto te das cuenta de lo rica que está y lo simpática que es la jodía. Y los dos nuevos cortes que presenta Dosem en Suara, y que estarán incluidos en su próximo LP (que está al caer) nos muestran a un tipo en una forma que ni Hulk Hogan en sus tiempos mozos. “Chase the link” es un chaparrón technoide, explosivo, evocador y musculoso, y “Cuts or cats” nos enseña la parte más housey de su sonido. Una línea de bajo que enamora, cimbreante y groovy, una percusión que se te mete hasta el tuétano, y unas trompetas con las que mover las manitas cual niño epiléptico viendo los Pokemon. Put your hands up in the air, gañanes.