Paul Rose ha sido uno de los pilares del resurgimiento de la escena bass británica, parte fundamental en la creación de aquello que se llamó dubstep y que ahora se ha fundido con otros estilos creando un híbrido de bass, techno, rave, house y lo que sea.

A partir de su tercer trabajo largo Singularity, el sonido de Scuba se apartó del dogma y comenzó a investigar en sonoridades más alejadas de las corrientes establecidas, como indicaba el título del disco, buscando su propia personalidad. Este cambio le acercó más a las masas y le alejó de los puristas, pero Paul Rose ha continuado por este camino personalizado desde entonces, con menos oscuridad, más melodía, más limpieza y menos clichés de género.

Claustrophobia es algo más que la siguiente fase de este desarrollo, es la culminación de su sonido. Como su nombre lo indica, el disco es tenso pero también es rico y dinámico, moviéndose a través de un panorama de ambientes y estilos. Los ritmos se expanden y se contraen de una canción a la siguiente, pasajes de textura dan paso a brillantes hilos de melodía, experimentación, grabaciones de campo y sonidos ambientales. El álbum es moderno y sobrio, pero también toca con algo sin límites: la energía estimulante del rave clásico.

El álbum llega en un momento crucial para Scuba. En los últimos años, ha tocado cada fin de semana en innumerables festivales y clubes de todo el mundo. La enorme influencia Hotflush Recordings, su sello, se ha expandido rápidamente, con más de una docena de lanzamientos cada año, incluyendo trabajos de gente de la talla de Joy Orbison, ReconditeMount Kimbie o Paul Woolford. Claustrofobia fue escrito en un período de relativa calma. El album se gestó el pasado verano mientras se preparaba para su set en el Laberynth, el festival tecno semi secreto en las montañas de Japón. En esa tarde otoñal, tras cuatro horas trabajando el mejor sonido Funktion One del mundo, trazó mentalmente el arco completo de su sonido actual.

Claustrofobia, se terminó en los meses siguientes a su actuación en el festival. Durante su escucha, sólo de vez en cuando percibimoss un 4/4, la mayoría de las pistas están construidas sobre bandazos, ritmos angulares, a veces sutiles, a veces monolíticos, a veces meros interludios.  Elegante, versátil y auditivamente exuberante, Claustrofobia es Scuba en su máximo esplendor.