Desde Leeds via Liverpool nos llega este nuevo disco de Andy Ash, house clásico y crudo, con una alta carga nostálgica y raíces en el sonido Detroit primigenio.

Motz es un resumen de lo expuesto en el párrafo anterior, pads, melodías analógicas y 707. Shackle utiliza de nuevo la 707 como generador rítmico, acompañado de sonidos acuosos y retazos ácidos.

Achterbahn DAmour remezcla Shackle en parámetros muy similares a la versión original, con una larga intro rítmica, sintes más deep y el añadido de samples vocales, dejando la do la acidez.

Para finalizar, Strong Connection, 909 esta vez a la batería, percusiones orgánicas, cuerdas y pequeños retazos vocales.

Perfecto ejercicio de house del bueno.