Recuerdo perfectamente cuando escuché a Bob Moses por primera vez. Aquél  Hands To Hold me dejó sin palabras y se convirtió en uno de esos tracks calientes que sabes que es pincharlo y triunfar. En esos momentos la información sobre ellos era más bien escasa y mucha gente, incluído el que suscribe, se pensaba que era un solo productor. Después llegó All I Want y volvieron a tocar la excelencia en el plano House internacional y ya sí que supimos que era una formación procedente de Vancouver que fueron fichados por el sello neoyorquino Scissor & Thread que tuvo la vista suficiente para editar los dos pelotazos antes mencionados. Ahora esta pareja apunta más alto y su deep-house característico (muy orgánico con protagonismo vocal y ramalazos pop) ve la luz en el todopoderoso sello Domino Records, que ya ha puesto a la venta First To Cry.

Estamos en un trabajo donde dan un plus y muestran sus dos vertientes musicales a través de dos cortes llenos de elegancia con su toque melancólico. La más arriesgada la vemos en “I Ain´t To Be The First To Cry” en una apuesta por un Slow-House -intentando deconstruir el género al estilo de Nicolas Jaar y cía- con un carácter Blues y Folk americano que arrebata los sentidos con esos punteos de guitarra y líricas hirientes en una voz grave y profunda. Muy emocional.

Luego tenemos la cara  que conocemos todos con ese deep-house sugerente del que hacen gala en “Grace“, que a la postre tiene visos de convertirse en su siguiente éxito de una formación que han dado otro salto en su su carrera. Y sí, no hay problema en decir que he sido el primero en llorar con la calidad de Bob Moses. Pero de alegría.