Flying Circus es la celebrada fiesta itinerante del duo italiano Audiofly. Un concepto de fiesta que nació casi por accidente, Flying Circus comenzó siendo una excusa de los italianos para poder juntarse con sus amigos DJs con los que normalmente siempre tenían una ruta de gira opuesta a la suya. Con la idea de poder juntar a varios amigos bajo el mismo techo y hacer una fiesta para el disfrute tanto de artistas como del público, Audiofly lleva ya siete años dando latigazos circenses por todo el mundo, y la verdad es que los números tan solo del año pasado no tienen desperdicio: hasta 70 eventos repartidos por 30 países diferentes, 150.000 asistentes, más de 70 artistas y presencia en todos los principales festivales de mundo y como no, presencia en los cinco continentes. Algo que a los hermanos Aragón seguro les gustaría tener en su CV.

Pero esta recopilación, primera suponemos de algo que como viene a ser habitual se convertirá en un evento anual, se centra en la isla blanca y en la residencia veraniega donde montan su carpa.

El primer CD firmado por Audiofly comienza como muchos de los sonidos que últimamente vienen del movimiento underground, ritmos pausados, melodía y sonidos atmosféricos que envuelven el sonido alrededor tuyo creando un ambiente hasta relajante. ¿Es esto acaso lo que queremos encontrarnos en un club Ibicenco? Personalmente creo que no, pero hay que reconocer que como escucha casera o en los cascos de tu iPhone, iPod o reproductor musical moderno preferido, pues funciona y es agradable a oído. La selección es interesante. Comenzando con un Pascal FEOS que se aleja años luz de los ritmos techno y pesados que le dieron a conocer, seguimos con un lento increcendo rítmico dando un repaso a artistas como Jonny White, Dewalta, Donato Dozzy remezclando a Jonsson/Alter, Ultrasone, DJ Koze, nuestro compatriota Eduardo de la Calle, los propios Audiofly o Just Be, el cual cierra este primer CD.

Sin leones pero con leonesas, Audiofly ha contado con la excelente ayuda de las dos rubias canadienses amantes de los sonidos underground para el segundo plato. Siguiendo una linea sónica similar al primer CD, Anastacia y Vivieann ponen las cosas un poco más oscuras y se van por derroteros más underground, abriendo con una intro de Matthew Dear y pasearse por los sinuosos ritmos jamaicanos y oscuros de Burial junto a Rhythm & Sound. Continuar subiendo un pelín el pitch y aparecen Beck con una remezcla de Hooved, Joel Alter, The Mole, su tema propio con ‘Wunderkammer’ que no podía fallar y continuar el viaje hasta despedirse con el downtempo supremo de Superpitcher.

No es obviamente una sesión de pista, esperamos que no sea lo que se escuche en sus fiestas en Ibiza, pero como compilación de música para escuchar en casa, coche, cascos, terraza, etc… le damos un agradecido pulgar hacia arriba.