Ni idea tenía de quién era el argentino Fernando hasta hace apenas una semana, pero tras escuchar su nuevo trabajo en International Feel (label uruguayo y muy amante de, entre otras muchas cosas, los sonidos baleáricos), os puedo asegurar que me hecho, sin remedio alguno, phans. Por lo visto el amigo Fernando ya había incluso editado un LP hace unos meses, “Float”, pero ni por esas me había enterado yo del buen hacer de este multiiinstrumentista, productor y compositor llegado del país de Mascherano y Simeone (¡ídolos!). Por suerte y gracias a este Infinite ways nuestros caminos se han juntado, y de momento no me voy a alejar demasiado de Fernando, pues este trabajo es de los que más me ha gustado en lo que llevamos de año.

¿Por qué? Pues porque el corte titular bascula entre lo balearic, el guarreo housero a lo neoyorquino y el vacileo del electrorock más marcapaquetes. Y coño, suena un cencerro que da gusto escucharlo. Sí, soy miembro de la Iglesia Adventista del More Cowbell y no puedo negarlo. Y no solamente “Infinite ways” bien vale un aplauso y unos cadereos lascivos en señal de aprobación, es que “Road Music” es una alhaja de space disco orgánica, flotante y chulesca, y “The Reason”, cercana al techno pop más psicodélico y cósmico, es también una muestra de personalidad sonora aterciopelada y gustosa, de equilibrio entre lo sintético y lo popista, y me resulta especialmente idónea para comenzar el día (o acabar la noche) como dios manda: cantando y espantando males por doquier.