Nuevo álbum de este dúo que ya ha editado en sellos del calibre de Pokerflat y que llevan muchos años en esto de las producciones perfectas.

Su larga duración es una muestra de la amplitud de su abanico estilístico tocando desde el ambient al acid pasando por el house profundo el dub o la electrónica libre. Una colección de nueve cortes de excelente factura técnica, cuidando los detalles al máximo. Un disco que contiene varios hits potenciales en su interior y que viene acompañado de un artwork excelente en una edición en vinilo de auténtico lujo.

Se hace difícil escoger un favorito entre tanta crema sónica, pero si hay que elegir me quedo con Worship Feat Qzen, por el excelente trabajo vocal y los beats oscuros y profundos.

Buen álbum para escuchar del tirón.