Civil Music es un sello londinense que se dedica a la música electrónica de calidad, independientemente del estilo, en este caso nos presenta el flamante álbum de Brassica, proyecto musical de mente abierta y múltiples sonoridades.

Un trabajo de once cortes que cuenta con la colaboración de diversos vocalistas como son Verónica So, Stuart Warwick o Ghostape y que mantiene un tono muy pop sin dejar de ser bailable a lo largo de todos los tracks, de producción inmaculada y sonido prístino y transparente.

A mi me trae un sabor muy noventero a la mente, de aquella época en la que el indie y la electrónica se fusionaban con libertad en un mundo en el que aún estaba mucho por descubrir musicalmente hablando. Uno de esos discos que se pueden cantar y bailar al tiempo en sesiones de autokaraoke y que agradarán bastante a tus vecinos en caso que lo pongas a toda ostia.