Maxi de dos cortes que demuestra las ganas con las que vienen los nuevos sellos de techno y como la juventud recicla las influencias del pasado de forma portentosa.

One track brain es un proyecto anónimo que nos presenta su primera referencia en vinilo con una visión del techno distinta a lo que está de moda en este momento tan berlinés y frío, un disco que recupera el gamberrismo rave y la fuerza de lo crudo y sencillo.

Cajas de ritmos clásicas, sonoridades metálicas, samples vocales, distorsión y mala leche sin perder vista el funk.

Crema.