Es curioso como dentro de la crew de dirtybird, un sello que siempre se distingue por editar una música con una base muy alegre y con gran calado funky  -¿acaso existe algo más luminoso que el funky?, la que aporta un sonido más duro y lúgubre sea una mujer. Quizá por esa cualidad que aporta un matiz distinto a esta etiqueta, Claude Vonstroke siempre apostó por J.Phlip desde el principio. Ahora la productora presenta nueva referencia, que irremediablemente nos hace recordar esa figura gris tirando a negro que es Walter White/Heisenberg. Y quién no vea una relación entre el track  y la serie, con Say My Name y Bitch resuenan hasta la saciedad, es que está sordo.

Un E.P con tres cortes donde “Say My Name” es una producción que es un híbrido  entre el músculo de house europeo combinado con groove americano con ciertas gotas de ácido. La vocal quizá peque de repetitiva pero que casa muy bien con ese toque oscuro que es marca personal de la de San Francisco. Tan segura está ella de su propuesta, que no duda en remezclarse así misma con la ayuda de Aiden Chambers (un joven productor de la misma ciudad) dando un track más áspero, pesado, cinemático y ácido. Alto octanaje para una pista de baile y lo mejor del paquete. Y si necesitáis un toque más experimental con ritmo roto y sonido de warehouse sin artificios, el paquete se redondea con “Wurk“. Efectivamente, estamos ante Jessica es una artista real y guerrera. Sus sacudidas sonoras son para dejarse querer.