En ocasiones es difícil seguirle la pista al amigo Ed Upton aka DMX Krew (y un montón de nombres artísticos más). Y aunque no lo conozca, digo “amigo” porque este hombre me ha acompañado durante muchos años ya con su música. Y muy poquitas veces me ha decepcionado. De acuerdo, en ocasiones se deja llevar en demasía por el electro bizarro y raro de cojones, pero siempre he tenido en alta estima sus producciones. Por libertarias y por no seguir ninguna moda de las que han ido pasando (y cayendo) desde mitad de los años 90, época en la que DMX Krew comenzó a asomar la cabeza por el mundillo electrónico.

Como bien dice el propio Upton, con esta colección de canciones el inglés tenía la sensación que debía hacer algo especial. Ese “algo especial” ha sido editarlo en Breakin’ Records, su propio sello discográfico, y muy bien que ha hecho. Si sabes que estos cortes son de lo mejorcito que has hecho en mucho tiempo (bien cierto es), qué mejor que editarlos en tu casa cómo y cuándo a ti te dé la gana. Ese cuándo ha sido justo empezando el verano, y el cómo ha sido, además de con una gran portada a cargo de Doppeldenk, en formato LP. ¿Qué encontramos en este “Shapeshifting shaman”? Pues mucho electrofunk rebosante de groove, mucho marcianeo melódico (situado en ese puntito justo entre “¿qué coño está haciendo este hombre?” y “cabrón, esa salida no me la esperaba”), cantidad de sonoridades technopoperas tirando a marciales y maquinales, mucha inventiva robótica, acideo viejaescuelero, y sobre todo, muchísima personalidad. Pocos productores hoy en día suenan tan únicos como él, y eso, en estos tiempos de presets, copias baratas y seguidismo borreguil, es algo que hemos de agradecer cada día.