DVS1 está harto de los festivales

DVS1 es una de las sensaciones más rotundas del momento en materia techno, un hombre que puso patas arriba la escena de Minneapolis poniendo el género en el mapa durante los años noventa para luego cruzar el charco y convertirse en residente de Berghain. Si alguien representa la esencia máxima underground de este sonido es Zak Khutoretsky.

Por eso, cuando DVS1 habla lo mejor que podemos hacer es callar y escucharlo. Recientemente ofreció una entrevista en profundidad a The School of House en Ámsterdam, donde habló de esa gran verdad que es los grandes festivales están poniendo en jaque los valores de la música electrónica.

Puedes ver el vídeo al completo más abajo o leer aquí un extracto de sus declaraciones más jugosas.

«Los festivales no sacan lo mejor de los artistas. Definamos también ‘festival’. Para mí, un festival es algo que tiene múltiples escenarios: más de cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez escenarioss. Hay hermosas, comisionadas, pequeñas «fiestas de verano» de dos a tres escenarios que caen bajo el paraguas de «festivales». Para mí, son diferentes. Estos grandes festivales de estilo comercial de 10 a 20 mil personas … eso es lo que creo que está destruyendo la cultura. Los DJ se están acostumbrando a tocar en sesiones de 90 minutos para una audiencia con déficit de atención que luego los está sacando del ambiente de ser artistas. Cuando tienes 90 minutos en un gran escenario, tocas para un grupo de críos que no está dispuesto a aceptar tus giros a la izquierda y a la derecha: quiere que jueges en el medio (los bangers) y eso es todo lo que haces porque de lo contrario perderás a todos. Cuando pinchas en un club durante tres a cinco horas, se pone a prueba tu habilidad para moverte en el tiempo y el espacio, subir y bajar, jugar con el ambiente y jugar con las tensiones de la sala se ponen la habitación. Si todos están enfocados en  ese sonido, ¡están contigo! Eligieron venir y ser parte de tu experiencia para esa noche. Eso es lo que te desafía como artista».

«Solíamos ser una escena y una cultura. Entonces, se convirtió en una industria. Ahora, incluso esa industria se está dividiendo en dos, donde tienes el club / rave y luego tienes el lado del festival. Una parte de mí ya no cree que sean lo mismo. Aunque comparten la misma música y los mismos DJs, se están convirtiendo en entidades totalmente separadas. ¡Y estoy bien con eso! Sólo desearía que una vertiente no afectase tanto a la otra».