DVS1: «Para proteger el clubbing hay que reivindicar sus valores y raíces»

Cuando Zak Khutoresky habla, lo mejor es callar y escucharlo. Conversamos con él sobre escena, futuro y underground antes de su inminente visita a Crow Techno Club.

 

DVS1, a quien muchos conocen como Zak Khutoresky, es una de las personas que más ha hecho por el techno en su país, Estados Unidos. Siempre alejado de los focos, interesado en preservar los valores underground con lo que creció y en los que firmemente cree y poniendo patas arriba la escena techno de Minneapolis, el DJ y productor también es uno de los mayores diggeres del circuito internacional.

Su acción a los platos lo llevó a convertirse en residente nada menos que de Berghain, aunque a lo largo de los últimos 25 años ha podido pasear su maleta por todos los rincones del planeta, desde los clubs más sudorosos a los festivales de gran formato. Suya es una de las mejores sesiones Fabric de los últimos tiempos, ha publicado para sellos como Klockworks o Transmat y es orgulloso propietario de discográficas propias como HUSH y Mistress. 

Como ya dijimos en su momento, cuando DVS1 habla lo mejor que podemos hacer es callar y escucharlo. Y en Beatburguer tuvimos el privilegio de conversar con él a su paso por BAU Gijón. Este fin de semana lo veremos en Crow Techno Club.

Creciste en Minneapolis, no muy lejos de Wisconsin y Chicago. ¿Cómo y cuándo fueron tus primeros contactos con la música electrónica?

Me adentré en la música electrónica a principios de los noventa a través de raves en el Medio Oeste y clubes en Nueva York donde vivía mi padre.

 

Se te considera uno de los más grandes embajadores techno de Estados Unidos. ¿Algunas veces has sentido como si predicases en el desierto? ¿Es el techno en 2019 algo desafiante para introducir en el actual clima de clubbing americano?

La escena real de los Estados Unidos se remonta tanto o más lejos que la mayoría de las ciudades de la UE. Chicago / Detroit / Nueva York y más tienen historias ricas en este género. Incluso Minneapolis, donde crecí. La realidad es que la escena estadounidense, lo real y no lo comercial, no existe en abierto, excepto en algunos lugares. Nuestras leyes gubernamentales nunca apoyaron esta escena musical y siguen sin hacerlo. Nuestros eventos ocurren principalmente de manera ilegal o con un pie en esa dirección. Hay la misma presión o dificultad presentarlo a las personas nuevas que en 1999. Pero eso no impide que exista. Tal vez las cosas cambien en el futuro, Nueva York acaba de tener su primer alcalde nocturno y está trabajando para apoyar los problemas circundantes. ¡Con suerte, más ciudades seguirán el ejemplo y se darán cuenta de que una escena musical y una vida nocturna saludables solo ayudan a promover el potencial de las ciudades como un lugar donde la gente quiere vivir!

Lanzaste el sello HUSH en 2011 con tu propio material, pero cada vez lanzas menos. ¿Cuál dirías que es la relevancia de los sellos hoy en día?

Los sellos, al menos en mi caso, son una extensión de la voz y la visión de un artista. La razón por la que mi sello HUSH no tiene mucho material es porque he expresado que soy un DJ primero. No me presiono para producir, ya que prefiero pasar mi tiempo buscando música, haciendo edits, buscando nuevos artistas, etc. Por otro lado, mi otro sello, Mistress Recordings, es donde lanzo otros artistas, esto también es un ejemplo de mi visión y estrenaremos el 14o lanzamiento antes de fin de año. ¡El sello me permite publicar lo que creo que debería escucharse!

 

La música grabada es algo a lo que podemos volver una y otra vez. Todo el mundo puede regresar a tu DJ set enlatado de Fabric, pero no a tu última sesión de club. ¿Cómo te sientes ante esta naturaleza efímera?

Solo he lanzado algunas mezclas grabadas porque prefiero, especialmente con DJ mixes, que sucedan en el momento. No hay traducción de la temperatura en la sala, las luces, el humo, el sudor. Podrías tener la mejor noche, y no sería mágico en la grabación, así que prefiero que la gente venga y lo viva conmigo.

 

Hace unos meses hablabas para un portal holandés sobre tu preocupación respecto a la cultura de festivales. ¿De qué manera dirías que estás preservando las raíces underground de la música electrónica?

Incluso si, por definición, tengo éxito y ya no soy «underground», aún puedo llevar los valores underground con los que crecí y seguir integrándolos en mi estética. Mi voz llega más lejos ahora, por lo que tratar de hacer avanzar esos valores podría llegar a las personas ahora. También estamos en un punto de inflexión en esta escena. Las cosas siguen creciendo exponencialmente, y las personas de arriba y entre bambalinas están persiguiendo el éxito sin pensar dos veces en preservar la comunidad real que lo apoya. Hablar a mi nivel les permite a las personas una alternativa o saber que hay otros que tampoco están de acuerdo con el statu quo.

¿A veces te sientes obligado o presionado a pinchar un determinado tipo de música en esos eventos o es un set de DVS1 igual ya sea en un pequeño y sudoroso club o en un festival gigante?

Pincho lo que me gustaría escuchar en ese momento. Por ejemplo, la semana pasada, actué durante el día en un gran escenario solo techno de un festival para 5000 personas. Decidí pinchar más deep mientras actuaba en mitad del día y el sol todavía estaba afuera. Es lo que me gustaría escuchar, y debo recordar que si estoy contento y satisfecho con lo que estoy haciendo, eso se traducirá en la multitud. Cada sesión es diferente a mí. Si me quedo parado pinchando lo que creo que quieren, me perderé y entonces ni siquiera valdrá la pena.

 

Una de las maneras en las que sin duda estás atajando el tema de los festivales y la pérdida del espíritu underground en la escena es el lanzamiento de una iniciativa como Support Organize Sustain. Cuéntanos más sobre ella. ¿Cómo fue la primera conferencia?

Cada discusión de los últimos años se ha basado en la industria y no se ha centrado en la comunidad electrónica. Nuestra música ha alcanzado ese nivel industrializado y todo se trata como un negocio. Por supuesto, administrar un negocio es necesario, pero proteger nuestros valores y nuestra comunidad y recordar a las personas de dónde proviene esto es necesario para protegerlo. La primera conferencia Support Organize Sustain fue realmente genial. Nuestro objetivo era crear contenido y grabar los seis paneles y presentaciones a lo largo del día. Intentamos cubrir una amplia gama de temas, y lanzaremos el video de estas charlas lo antes posible en nuestra página de inicio: www.supportorganizesustain.org

 

¿Crees que hay una connotación negativa cuando se habla de la escena como una industria? ¿Estás cómodo con ello?

Realmente depende y hay que distinguir. Si te refieres a ello y a las personas como productos, entonces sí, eso es negativo. Si te refieres a su tamaño y crecimiento, entonces no, pero con la industria viene la responsabilidad y con el éxito viene devolver a los demás.

 

Se te conoce por tus sets de larga duración en respuesta al absurdo ‘special two hour set’ de los festivales. ¿Cómo te preparas física y mentalmente?

Es, por supuesto, desafiante tanto física como mentalmente, pero puedo hacer de mi pasión un trabajo, por lo que empujarme a mí mismo y mis límites son parte de la aventura, y creo que incluso mi trabajo. Buscar música, contar una historia, conectarse con personas durante la noche es indescriptible.

 

¿Cómo visualizas el futuro de la música de baile, no tanto como género en sí, sino como movimiento cultural?

Ya era un movimiento cultural, y en algunos lugares del mundo, todavía lo es. El problema más grande es que se ha convertido en una industria y son los problemas más relevantes los que plantean la pregunta: ¿podemos volver a ser algo más que entretenimiento y recordar que es una verdadera forma de arte y para muchas personas un lugar seguro para expresarse? Como artistas y como clubbers. ¡Lo espero!

 

El fin de semana pasado actuaste en BAU Gijón y esta semana lo haces en Crow Techno Club, uno de los locales techno más genuinos de la capital. ¿Cómo te ha tratado España hasta la fecha?

España siempre me ha tratado genial. Personas como Oscar Mulero y el equipo de artistas más nuevos y más jóvenes son increíbles y únicos en el sentido de que nadie más suena como ellos. He hecho buenos amigos a lo largo de los años y he pasado noches increíbles en toda España. ¡Me siento honrado cuando tengo la oportunidad de pinchar con algunos de mis héroes y ser reconocido en un país que tiene una historia como España!