El coronavirus dispara el consumo de pornografía y raves virtuales en China

El confinamiento de miles de ciudadanos asiáticos en sus casas por el coronavirus está disparando no solo la venta de mascarillas (para evitar contagiar o ser contagiados cuando tengan un mínimo contacto con el exterior) sino también los servicios online: ya sean los que te ofrecen traer comida a domicilio o cualquier tipo de entretenimiento que se pueda dispensar online, desde el consumo de series, pasado por las principales plataforma de entretenimiento para adultos -pornografía-, hasta cualquier cosa que se te pase por la cabeza y que pueda ser viable o retransmitida online. Este confinamiento ha llevado a chinos y japoneses a consumir aún más entretenimiento online: si ya eran poco dados al contacto e intercambio de pareceres con otros semejantes imagínate ahora.

Resultado de imagen de orientales con mascarillas

El consumo de pornografía online se ha disparado en el último mes. Las visitas a Pornhub, Xvideos o Xhamster han aumentado considerablemente en los países del sudeste asiático donde hay más cuarentenas y confinaciones en casa. Recordemos que Japón y China son potencias mundiales en producción y consumo de -ismos pornográficos, es decir, allí no triunfa el típico porno hetero protagonizado por una rubia y un señor que cuida más sus abdominales que sus neuronas. Japón y China desbancaron a Alemania en materia de pornografía «rara» a finales de los 90. No en vano Asia es cuna de la mayor colonia de depravados del mundo. El consumo online de películas y material audiovisual pornográfico, de la inocencia del bondage hasta la depravación de la coprofagia o los «water sports» -de temática afín a orines y/o lavativas-, se ha disparado de tal manera que la semana pasada se llegaron a caer los servidores de Xhamster.

Resultado de imagen de bondage asiático

Pero no todo es sexo y comida a domicilio (motores que ya mueven este siglo XXI), ahora también asisten a festivales de música online para «la habitación», es decir, festivales a los cuales solo puedes asistir virtualmente. Este tipo de eventos online existen desde hace tiempo, pero ahora se han popularizado aún más en China gracias a que el coronavirus les obliga a estar confinados en casa. Aunque las bandas o Djs de estos festivales no estén en estricto directo, el atractivo que encuentran los chinos (un poco «viejas de visillo») es saber a tiempo real quién lo está viendo e interactuar entre ellos en tiempo real a través de los comentarios. El festival, evidentemente, no se vuelve a retransmitir, porqué evidentemente perdería toda su gracia.

Cloud music festival in China because of coronavirus

Algunos clubs se han apuntado al carro de estos eventos online y han retransmitido sesiones de DJ en directo a través de plataformas como Kuaishouy o TikTok. El pasado 10 de febrero, el club Sir Teen de Pekín tuvo la escandalosa cifra de  2,3 millones de espectadores en una de estas sesiones. Millones de personas recurren a internet para entretenerse, masturbarse, bailar o encargar comida a domicilio por lo que los diferentes servidores de internet, plataformas de vídeo, apps para comunicarse o pltaformas de juegos juegos online se han colgado a lo largo de este mes. China es el país con mayor número de usuarios de internet del mundo.