En estudio dos nuevos tipos de cannabinoides 30 veces más potentes que los comunes

Investigadores italianos anuncian que han descubierto dos nuevos cannabinoides -las sustancias químicas que produce la marihuana- pero no solo eso: en sus estudios confirman que el tetrahidrocannabiforol (THCP) una de las dos sustancias, es 30 veces más potente que el THC. Esto no significa que automáticamente «coloque» 30 veces más, pero dicen que la han probado en ratones y confirman que es muchísimo más activa que el THC. Además, también han descubierto el cannabidiforol (CBDP), de la familia del CBD. Actualmente, el CBD es el cannabinoide al que se le reconocen más efectos beneficiosos para el tratamiento de algunos síntomas y enfermedades, y con mayor margen terapéutico, además de tener efectos secundarios leves.

El equipo de investigadores italianos ha publicado su descubrimiento en Scientific Reports y puedes leerlo aquí. Este estudio podría dar explicación científica del porqué la marihuana puede tener diferentes efectos dependiendo de la cepa, y también podría ahondar en las razones médicas por las cuales el THC se debería utilizar en pacientes con cáncer.

Pocos cannabinoides se han estudiado a fondo, los ensayos clínicos y el trabajo en laboratorio son muy costosos, y en los despachos de la mayoría de las grandes farmacéuticas aún se considera a la marihuana medicinal como «poco rentable» comparado con otros fármacos, amén de seguir catalogándola -como droga- poco menos que un entretenimiento para hippies o raperos,  pero lo cierto es que se han descubierto muchos usos medicinales prometedores para paliar los efectos secundarios que los medicamentos y tratamientos comunes provocan en el cuerpo humano.

Sin el apoyo económico de grandes fortunas metidas en el negocio de la marihuana, pongamos un Drake o un Jay-J se nos antoja imposible que este tipo de estudios lleguen a buen puerto. Tardaremos años en descubrir si estos nuevos cogollos te colocan 30 veces más que lo que pillas en la asociación o en la plaza de tu barrio. Y, desgraciadamente -si seguimos con la estúpida manía de satanizar a la marihuana como medicamento- aún tardaremos más en verlo en las farmacias.