El verano es la única época del año capaz de despojar a las grandes ciudades de su característico, y siempre rutinario, ritmo vertiginoso para terminar convirtiéndolas en meros parajes desérticos de hormigón. Y es cierto que esta transformación de tintes distópicos no está exenta de ventajas: menos tráfico, menos polución, y lo más importante, menos gente con el consecuente aletargamiento vital de los/las que quedan, pero igualmente cierto es que estas no son más que las excusas utilizadas para consolarse por quienes se han visto obligados/as a quedarse en la ciudad mientras calladamente desean que su realidad fuese otra.

Sin embargo, Barcelona es uno de los grandes centros urbanos de la península que ha logrado no sólo lidiar hábilmente con esta situación sino incluso sobreponerse a ella. Y no nos estamos refiriendo a meras cuestiones turísticas, aún cuando la capital condal es uno de los principales receptores de visitantes nacionales e internacionales y el verano la estación predilecta para ello, sino a una lógica interna por la que la ciudad experimenta en agosto una ebullición cultural, especialmente musical, incomparable a otras épocas del año.

Para que esto suceda, para que agosto se consolide como el mes musical por excelencia en Barcelona, es imprescindible que existan propuestas que lo sustenten y fomenten. Es el caso por ejemplo de Brunch -In the Park, un evento semanal que ha logrado transformar al anodino domingo en el día más esperado de la semana. Su equilibrada programación de talleres, actividades, arte, gastronomía y actuaciones de artistas de primera línea internacional (este agosto se podrá disfrutar de Octave One, The Martinez Brothers, Agoria, Mathew Jonson o Worakls) justifica por sí sola su arrollador éxito.

En una línea parecida se enmarca el festival DGTL, una experiencia fascinante para el público que durante dos días (11-12 agosto) tiene oportunidad de disfrutar de las últimas innovaciones tecnológicas y las actuaciones de artistas consagrados y desconocidos talentos que comienzan a abrirse paso. Andre Buljat, B. Traits, Coyu, Derrick May, Jeff Mills, HD SUbstance, Jennifer Cardini, Satori son sólo algunos de los nombres que conforman el line-up de DGTL para su edición 2017.

unnamed-1

Por otra parte, propuestas como Mas i Mas Festival y Nits del Blues al Poble Espanyol dan cabida a expresiones musicales más eclécticas en las que el protagonismo es de la fusión de géneros como el jazz, el funk, el flamenco o el blues entre otros, encarnando el espíritu más cosmopolita de la ciudad condal.

Pero no se trata sólo de proyectos o eventos especialmente ideados y desarrollados para el verano sino que los clubes adecúan también su programación. Tenemos los casos del incombustible Razzmatazz, de La Terrrazza, cuya privilegiada ubicación en el Montjuic junto con su perfecta combinación de naturaleza y música le han granjeado dos décadas de intachable y exitosa historia (durante agosto ha programado a Luna City Express, Ray Okpara, Yousef, Doctor Dru o Blond:ish), o Pachá Barcelona. La sede catalana de la icónica marca de las cerezas durante el mes de agosto se podría decir que es casi indistinguible de su hermana mayor localizada en Ibiza gracias a su programación estructurada en eventos temáticos para los que cuenta con las más importantes y destacadas figuras de la electrónica mundial. Así este año, algunos de los que formarán parte de su line-up son la marca Together con Gorgon City, Sven Väth y su Cocoon, FACT con Green Velvet, la sesión Sight con Solardo, Steve Aoki, Steve Lawler y Goat Serious by Cocoricò.

Teniendo en cuenta que estas son sólo algunas de las propuestas más destacadas no cabe ninguna duda de que Barcelona merece la consideración de ciudad que nunca duerme en agosto.