Aunque la prensa especializada suele/solemos resaltar el lado futurista de sus creaciones (algo que también lleva a su otro campo, el del diseño), Carlos Llorente aka Blastto asegura que no viene del futuro sino “de los Manan”. Entonces, Brrrrrap [la plataforma/colectivo al que pertenece], ¿también viene de los Manan? “Existe un término que proviene del holandés: ‘Hakken’, que define perfectamente lo que es Brrrrrap. Significa algo así como espíritu del baile, espasmos alternados por oscilaciones graves en el sistema auditivo”.

Blastto nació en Guadalajara (aunque actualmente reside en Londres), allí comienza su obsesión por la cultura rave, la música makina o el hardtrance. “Recuerdo ir al colegio con una cinta de Chimo Bayo en la mano. Yo nací escuchando a Toni Peret en ‘It’s Your Time’, es mi Dios”. En 1998, en una rave a las afueras de la ciudad castellanomanchega, también pincha por primera vez: Recuerdo que me temblaba la mano al poner la aguja en el disco y me apoyaba en el Technics, y eso que no había mucha gente”.

Ahora ya no hay temblores que valgan; se ha convertido -de manera oficial- en el “spanish rave hero” y ha sido fichado por Nightwave para su sello Heka Trax, donde ha lanzado su reciente trabajo “Reactivate”: “El EP es un pequeño homenaje a todo lo que he ido escuchando. La idea era buscar el inicio de todo, lo crudo del sonido rave en los 90, los pocos elementos que hacían que la gente moviera el culo”.

Antes de nada, me gustaría saber mes, año y lugar de la primera fiesta a la que asististe (como persona/raver, no como artista).

En mi ciudad era difícil ir a fiestas con música decente que no fuera pachanga, así que teníamos que ir a Madrid. Íbamos al Plastic y al Space Madrid, en la Sala Macumba. Sesión de tarde claro. Recuerdo que nos robaron al subir y que pusimos dinero entre todos para pagarle al Dj y que nos grabara una cinta; la pasamos a CD y aún me dan escalofríos cuando la escucho.

¿Y el mes, año y lugar de la primera fiesta donde pinchaste?

Poco después, sobre el 98 en una rave en un pueblo cerca de Guadalajara. El lugar era una cueva donde se juntaba “lo mejor” de Guadalajara y alrededores. Éramos tres amigos y nos poníamos un rato cada uno, pillando los discos del uno y del otro. Echo de menos eso, estábamos toda la noche/mañana y me lo pasaba como un enano. Si hablamos de pinchar en un club o algo parecido, la primera vez fue en el 99 o 2000, en un sitio llamado Barullo, en la planta de arriba. Por aquel entonces comencé a pinchar techno y hardtechno: Purpose Maker, Axis, los Questions, Meta, Bonzai, Attack, la serie Users (que le tengo un especial cariño), sobre todo rollo alemán contundente. Recuerdo que me temblaba la mano al poner la aguja en el disco y me apoyaba en el Technics, y eso que no había mucha gente.

En una entrevista para Clubbingspain, hablando sobre Brrrrrap, decías que todos teníais un pasado rapero o bakala. ¿Dónde te ubicamos a ti? ¿en el A o en el B?

Bakala 100%. Recuerdo ir al colegio con una cinta de Chimo Bayo en la mano. Yo nací escuchando a Toni Peret en ‘It´s Your Time’, es mi Dios. Escuchaba todos los programas, pegado a la radio con los cascos y tirado en la cama. Yo era un enano y en Guadalajara no había nada, y este programa me descubrió casi todo. Mi tío me compró el Makina Total 3 en vinilo, y yo me pillaba por correo los Thunderdome, CDs de Scorpia, Chasis, Pont Aeri… este tipo de cosas. Mi evolución fue: Bakalao – Makina – Hardcore – Techno – HardTechno – Drum & Bass y Rap (gracias a un buen amigo que hacía turntablist y me enseñó mucho).

¿Es cierto que vienes del futuro?

Que va, vengo de Los Manan.

Y Brrrrrap, ¿también viene de los Manan?

Existe un término que proviene del holandés: “Hakken”, que define perfectamente lo que es Brrrrrap. Significa algo así como espíritu del baile, espasmos alternados por oscilaciones graves en el sistema auditivo. Aparte de eso, Brrrrrap es un colectivo formado por buenos amigos a los que les gusta la música y la fiesta.

Hablemos un poco de tus sesiones, porque poca gente se queda indiferente ante ellas. ¿Cómo las preparas? ¿Cuánto hay de improvisación?

Para mí son muy importantes los primeros temas. Es lo único que me suelo preparar porque cada set depende mucho del lugar y la hora, lo demás suele depender de la reacción del público y las ganas que tenga. No tengo la música organizada por estilos, así que todo es bastante espontáneo y variado. Eso sí, siempre tengo preparado algún tema antiguo por ver la reacción de la gente que lo conoce y por enseñárselo a los que no.

Y ahora sí que vamos a entrar a hablar de “Reactivate”, tu último EP. Bueno, antes de nada, ¿cómo entras en contacto con Nightwave?

Es una buena historia. Dos buenos amigos se conocieron en la RBMA en Madrid mientras pinchaba Nightwave. El año pasado se casaron y como regalo llevamos a Nightwave a pinchar en la fiesta. Ella me vio pinchar, le enseñé el primer tema que tenía hecho y me dijo que lo quería en su sello.

¿Cuándo empiezas a tramar el EP? ¿Tenías ya claro lo que querías desde un principio?

Al venir de ese viaje. Llevaba muy poco produciendo y eso me dio ánimos en seguir. Sacamos dos tracks a los pocos meses y mientras tanto me puse a trabajar en el EP. Algunos temas los terminé el año pasado y he ido aprendiendo mucho desde entonces. La verdad es que lo estoy flipando con el feedback: Sinden, Plastician, Nina Las Vegas, Rushmore… y por supuesto Nightwave, que me ha ayudado mucho con todo.

En mis producciones creo que se mezcla un poco de todo lo que he ido escuchando. Me gusta coleccionar discos y desde que estoy en Londres me lo estoy gozando mucho. Estoy un poco obsesionado con el tema, buscando discos antiguos en sótanos y charities, y el EP es un pequeño homenaje a todo lo que he ido escuchando. La idea era buscar el inicio de todo, lo crudo del sonido rave en los 90, los pocos elementos que hacían que la gente moviera el culo.

Ahora que mencionas “lo crudo”, el sonido rave de los años 90… ¿qué está pasando con el trance? Porque parece que Evian Christ ha comenzado una especie de cruzada…

A mí me flipa Evian Christ y el trance, pero creo que su cruzada es más por lo visual que otra cosa. Fui a la última Trance Party con bastantes ganas después de que anunciaran el evento con todos los temazos. Llegué allí esperando escuchar el Adagio For Strings y nada, ni una puta canción de trance. Me jodió bastante, no te digo que no.

¿Ya no se hacen raves como las de antes?

Es que como las raves que se hacían por aqui… daría mi dedo mezclador por poder ir a una de esa época. Ya no estoy muy al loro y no sé si se hacen algunas, espero que sí. En Guadalajara de hecho hubo una bastante grande, vino gente de todos lados y terminó con unos líos bastantes gordos que espero se arreglaran. Nosotros hicimos raves hasta que un amigo casi se quema a lo bonzo; los pantalones quedaron hechos cenizas y no pasó nada más, pero esa fue la última.

No quería terminar sin hablar de tu otro campo artístico, el diseño. He leído que comenzaste a trabajar en él precisamente a raíz de la música. ¿Eres autodidacta o te especializaste profesionalmente en este terreno?

Sí, todo comenzó al hacer nuestras primeras fiestas. Yo era el único que sabía un poco del tema y la cosa me fue picando. Soy de esos que coleccionaban discos por las covers y me puse a practicar por mi cuenta. Estuve muchos años trabajando de técnico informático mientras hacía flyers y posters en casa, hasta que decidí dejarlo todo y ponerme a estudiar en serio. Me metí en la Escuela de Arte para aprender lo que no puedes en casa y me fui para Madrid. Hoy hace 2 años que me vine a Londres para trabajar como diseñador y estoy muy contento de poder hacer las dos cosas que más me gustan.