LastTweetYams_600

Hace un año que A$AP Yams, la mano derecha de A$AP Rocky y uno de los responsables de su éxito y el resto de la A$AP Mob, fue encontrado muerto en su apartamento de Brooklyn. Tenía 26 años y esta frase de arriba fue la última que tuiteó. Bodeine Brazy es simplemente el Codeine Crazy de Future con las ces sustituidas por bes, una licencia lingüística que se permiten quienes pertenecen a una pandilla Blood o manifiestan afiliación a esa nación, para no usar la c de Crip, su eterna banda enemiga. Pero ésa es otra historia. Centrándonos en lo que nos atañe, el título hace referencia al lean, también conocido como syrup, sizzurp o purple drank, la bebida de color violáceo que de un tiempo a esta parte se ha hecho frecuente en el imaginario rapero mainstream. Su receta parece inocua: jarabe para la tos, mezclado con una bebida carbonatada, habitualmente Sprite, pero igual de válidas son cualquier tipo de Fanta, Gatorade o Montain Dew. El lean se sirve tradicionalmente con hielo en una copa alargada de poliuretano, el típico vaso de café para llevar pero más largo –la famosa doublecup– y opcionalmente es aderezado con gominolas, que lo hacen de por sí más dulce. El efecto narcótico de la bebida se encuentra en la codeína y la prometazina del jarabe.

 

 

Yams era un consumidor asiduo de este cóctel, había hablado abiertamente de sus adicciones y además era famoso por sus excesos y fiestas descontroladas. Sin embargo, en cuanto la noticia se confirmó y el murmullo comenzó por las redes sociales, su entorno más cercano -Rocky entre ellos- se apresuró a descartar la posibilidad de una sobredosis. El pasado marzo, el NY Times reveló que Yams murió de una intoxicación aguda de benzodiacepinas y opiáceos.

 

YamsUnicornio_int

 

La codeína, uno de los principios activos del sizzurp, es un opiáceo, como la heroína o la morfina. En su Historia General de las Drogas (S.L.U. Espasa Libros, 2008), el respetado divulgador sobre la materia Antonio Escohotado le dedica unas palabras dentro de la categoría “fármacos de paz”. Si tanto la codeína como la heroína son opiáceos, ¿por qué una se puede encontrar en la farmacia y la otra tiene el cartel que todos conocemos? Escohotado, anti-prohibicionista por excelencia, achaca la suerte que ha tenido la codeína sorteando los controles legales a su parentesco lejano con el opio y la morfina, y la describe como “una hermana pobre de éstos”. Así, comparte con ellos un efecto sedativo y analgésico, además de funcionar como remedio para la tos, razón por la cual se ha utilizado desde el principio como jarabe antitusivo. La codeína se metaboliza en el hígado. Allí aproximadamente un 10% de la cantidad ingerida se convierte en morfina, que es la responsable de esa sensación de relajación, bienestar eufórico y ausencia de dolor. La actividad de la enzima a cargo de la metabolización varía genéticamente en cada individuo, por lo que existen metabolizadores ultra-rápidos y metabolizadores pobres, lo que explica que con la misma dosis ingerida haya efectos potentes y rápidos o ausencia casi total de los mismos.

Para encontrar el origen del sizzurp hay que posar la mirada en Houston, Texas. Según el investigador Lance Scott Walker, autor de Houston Rap y Houston Rap Tapes, dos libros necesarios para cualquiera que tenga interés en el peculiar panorama de esa ciudad, ya en las décadas de los sesenta y setenta el jarabe Robittusin era consumido con cerveza por los músicos de blues de la Third y Fifth Ward, barrios de los que más tarde salieron los raperos que Scott Walker retrata. En los ochenta la fórmula cambió a la versión azucarada que se estila hoy y en los noventa DJ Screw creó la banda sonora ideal para el consumidor de la bebida púrpura.

Robert Davis Jr. aka DJ Screw es un héroe en Houston fundamentalmente por haber inventado un estilo propio de mezcla al que bautizó screwed and chopped, basado en ralentizar los discos a 60-70 beats por minuto y aplicarles cortes y repeticiones solapando las voces. El resultado era una versión lenta, grave y repetitiva del tema original, que combinaba perfectamente con el apelmazamiento y la disociación que produce la ingesta del sizzurp. En este caso, la pregunta sobre el huevo y la gallina tiene respuesta. Primero vino la música y luego la sustancia. En una entrevista en noviembre de 1995 para la mítica revista Rap Pages, en la que no mencionaba en ningún momento la bebida, sí admitía haber creado ese estilo bajo el influjo de la marihuana hacia 1990, es decir, antes de probar el purple drank en torno a 1994, si hacemos caso del testimonio de su amigo Will-Lean de los Botany Boys. Lo que sí es evidente es que una vez que Screw probó el lean, el romance entre su música y la bebida fue idílico. La pócima morada pasó a ser el tema central de su música y tiñó de ese color las mixtapes y los títulos de las canciones que le dedicaba: Leanin On Da Switch, Sippin Codeine, Let’s Call Up On Drank, y un largo etcétera.

 

djscrew600

Dj Screw

 

Como tantas veces ha ocurrido, DJ Screw comenzó haciendo música para sí mismo, después pasó a mezclar cintas por encargo de sus amigos y, finalmente, acabó haciendo las mixtapes con ellos. De las largas sesiones en su cuarto nació la Screwed Up Click, un colectivo histórico que nació de una decena de raperos que grababan freestyles durante días en la habitación de Screw, mientras los vasos de lean, la hierba y sus mezclas ralentizadas les hacían perder la noción del tiempo durante días. Empezó vendiendo las mixtapes en el patio trasero de su casa, pero la demanda era tal que tuvo que abrir la tienda Screwed Up Records, que todavía hoy sigue en pie. Desgraciadamente, el 16 de noviembre del año 2000 DJ Screw fue encontrado sin vida en la cama. Igual que en el caso de Yams, su familia y amigos quisieron desmentir rápidamente cualquier rumor de sobredosis, pero la autopsia reveló niveles tóxicos de codeína, Valium y PCP en la sangre de Screw. Su muerte recuerda a todos los consumidores de sizzurp la posibilidad de una sobredosis. Sin embargo, los daños que el consumo exagerado a largo plazo pueden causar al hígado y al riñón son menos conocidos y a menudo ignorados. ‘Drinkin so much lean that my pee clean’, dice equivocado Young Thug.

 

screw_600

Z-Ro y Lil’O de Screwed Up Click en el vídeo I Can’t Leave Drank Alone hablando sobre su adicción al lean.

 

Las alteraciones cardiovasculares del uso prolongado de la prometazina, las altas dosis de azúcar que tiene el jarabe, la soda, las gominolas y una dieta en general insana pudieron influir en el infarto prematuro que mató a Big Moe, uno de los miembros más notorios de la Screwed Up Click. Sucedió en octubre de 2007, un año fatídico para el rap de Texas. El 4 de diciembre, Pimp C de UGK, un dúo de Port Arthur (Texas) no incluido en la Screwed Up Click pero afiliado en cierto modo a ella e imprescindible para entender la escena del sucio sur, se acostó en su habitación de hotel y nunca más despertó. Según la autopsia, la muerte de Pimp C fue causada por un consumo elevado de codeína -un depresor respiratorio- sumado a su apnea del sueño.

 

screwpimpcmugz

Pimp C (a la izquierda) y DJ Screw (a la derecha) fueron arrestados por fumar marihuana en 1995. Aquí posan con su hombre Mugz (gangsign con la mano derecha y copa de sizzurp en la iziquierda) que pagó la fianza. Vía  Julia Beverly. 

 

Frente a la maldición del purple drank tras estas muertes, existe una teoría nada desdeñable que relaciona el descenso de la violencia callejera en Houston en los años noventa con el aumento epidémico de sizzurp popularizado por DJ Screw, la Screwed Up Click y su apaciguadora música. Aunque la modorra no pudo ser tan generalizada, no lo suficiente para evitar que otros miembros como Fat Pat o su hermano Big Hawk cayeran asesinados a balazos.

Pero quién eran ellos cuando los medios no hablaban más que de 2Pac y Biggie. Si el rap del sur ha sido históricamente tan obviado y denostado y el lean tiene como base un opiáceo, ¿cómo se ha conseguido convertir en una bebida de moda y llegar hasta iconos pop tan ajenos a esa cultura como Justin Bieber o Miley Cyrus? Existen varias razones para explicar ese salto en el espacio-tiempo, pero destacan fundamentalmente dos.

Por un lado, el sizzurp no tardó en extenderse a otras zonas del sur próximas a Houston. Lil Wayne, el niño prodigio del imperio Cash Money de Nueva Orleans, cuya última hospitalización se relaciona oficiosamente con un consumo de sizzurp abusivo y prolongado en el tiempo, ha reconocido varias veces que allí en Louisiana comenzaron a beberlo por la influencia de la música de Screw. En el año 2000, Three 6 Mafia, los reyes de Memphis, contribuyeron a la popularización del lean junto a UGK con el exitoso himno Sippin’ on Some Syrup. Y de igual forma, el sizzurp también llegó a Atlanta, y en el ascenso definitivo de esta ciudad está una de las explicaciones a esta moda. Aunque nadie habría puesto la mano en el fuego por el proto-trap de Atlanta de principios del 2000 que facturaban Young Jeezy y T.I., curiosamente diez años después la evolución que han conseguido de ese sonido primigenio Lex Luger y 808 Mafia -lo que conocemos como trap- ha triunfado, y todos los rappers que han cantado encima de sus bases y han saturado de vídeos YouTube en estos últimos cuatro años, de Wacka Flocka a Future pasando por Young Thug, llevan un vaso largo de sizzurp en la mano y hablan constantemente de su amor por esta bebida.

 

 

Por otra parte pero en paralelo, resulta cuando menos paradójico que la hermética y hegemónica Nueva York, en su búsqueda por una nueva figura que le devuelva la corona que se han turnado otros focos urbanos durante los últimos quince años, haya tenido que rendirse a los pies de A$AP Rocky, cuya música está claramente influenciada por el sonido del sur, de DJ Screw a Three 6 Mafia. Y es aquí es donde A$AP Yams jugó un papel determinante. Nativo de Harlem como sus admirados Cam’ron y Jim Jones, Steve Rodriguez aka A$AP Yams aka Yamborghini aka The Puerto Rican R Kelly soñaba con formar una crew y dirigirla hacia el éxito, igual que en la época gloriosa de Dipset habían hecho sus dos ídolos. En 2006 Yams creó la A$AP Mob. Un año después conoció a Rocky y entonces vio la posibilidad de materializar su plan. Yams era, ante todo, un erudito del hip hop, un niño de internet que hizo oídos sordos a la ortodoxia neoyorquina y buceó en la historia del rap sin prejuicios, conociendo cada una de sus particulares escenas locales. Y así, de forma natural, del mismo modo que hacía con los lectores de su blog, compartió sus conocimientos con Rocky y lo introdujo en el sonido de Houston, el doble tempo, los ritmos ralentizados y, cómo no, el sizzurp. El año 2011 fue determinante para el actual emporio A$AP. Para entonces Yams, que en aquel momento era más conocido como Eastside Stevie, había allanado parte del camino mediante las publicaciones sobre distintos raperos y grupos lejanos al monopolio de la costa este en su Tumblr, acercando al público a un sonido que en realidad iba a ser el de Rocky. Cuando empezaron a circular los primeros temas de Rocky, Yams los compartió como si no lo conociese de nada desde su plataforma ya preparada, la mecha prendió al instante y su éxito se hizo viral. El resto ya lo conocemos, hoy A$AP Rocky es una estrella mundial que ha trascendido el hip hop. Salvando algunos escarceos comerciales que nunca gustaron a Yams, del primer vídeo de Rocky,  Purple Swag, hasta su último álbum, At.Long.Last.A$AP., se repiten uno a uno los mismos elementos tejanos: el clásico color morado del lean, los grillz de oro en la boca, la jerga del Dirty South y los estribillos con el pitch hasta abajo.

 

asapmob_600

De izquierda a derecha: A$AP Rocky, A$AP Ant, A$AP Twelvy y A$AP Nast. Abajo: A$AP Yams (con el moneyphone) y A$AP Ferg (blessed).

 

Si además de estos dos potentes canales, tenemos en cuenta que la bebida morada aparece en los vídeos y canciones de muchos de los raperos que han emergido en los últimos años, desde los más mediáticos como el polémico Chief Keef, el omnipresente pseudo-gurú Lil B o el televisivo RiFF RAFF, hasta la ola de sad boys encarnada en el sueco Yung Lean o el resto de grupos etiquetados como cloud rap, desde SpaceGhostPurrp y su Raider Klan en Florida hasta Main Attrakionz en Oakland, la sobreexposición del purple drank en el rap es más que obvia.

Y en esta época en la que Internet funciona más rápido que nunca, era cuestión de tiempo que la moda del jarabe llegara a España. Con la reciente hornada de trap español encabezada por PXXR GVNG, no sólo se están imitando los métodos de producción y las cadencias de rima que se dictan desde Atlanta, sino también el resto del atrezzo. Y la discreta y a la vez delatora doublecup no deja de ser un elemento más del decorado. Los haters que hace diez años se preguntaban por qué Chirie Vegas y Costa bebían el Moët en vasos de cumpleaños habrían encontrado la respuesta en los clips de Dipset y G-Unit de la época. Sin embargo, en esta nueva imitación española hay algo que falta: la prometazina. A diferencia de Robitussin o el popular Actavis -cuyo cese de producción hace dos años hizo a más de uno tirarse de los pelos-, en España no existe a día de hoy un jarabe que contenga prometazina y codeína, por lo que ni el efecto ni el riesgo son iguales. La prometazina es un antihistamínico sedante-hipnótico y la somnolencia que produce se ve potenciada por el consumo conjunto de codeína y otros añadidos, como el alcohol, las benzodiacepinas –el tan de moda Xanax de hoy o el Valium de DJ Screw- y en general todos los depresores del sistema nervioso central. Por ello, cuando se administran a la vez, el efecto acumulativo no es aditivo sino exponencial: dosis en principio no tóxicas tanto para la codeína como para la prometazina, pueden llegar a serlo si se mezclan entre sí o con otros depresores del sistema nervioso central. De ahí que cuando se combinan haya que reducir cantidades para evitar sobredosificaciones accidentales. La dosis recreativa de prometazina es la causante de esa sensación de aturdimiento borroso y el modo slow en el que los chopeos de DJ Screw rebotan plácidamente dentro del cráneo como la bola de un salvapantallas. Y eso es algo que no se logra con la Toseína de aquí -únicamente codeína-, ese jarabe rosáceo que bebe a morro Costa en Demonios y Bares de Viejos, Yung Beef en SXNTWRIX o Kunta K en Fakin’ Jacks. Lo que muchos olvidan o desconocen y es justo mencionar, es que diez años antes, por influencia directa de Houston y DJ Screw y no por Atlanta y Gucci Mane, quienes trajeron oficialmente la novedad de la codeína y los temas screwed al rap español fueron Madrid Pimps y el colectivo Uglyworkz. Su música fue tan despreciada e incomprendida aquí como en Estados Unidos lo fueron todas las escuelas del Southern hip hop en los noventa, pero es innegable que estaban antes y, en cierto modo, en la base de lo que hoy se llama trap, aquí y allí.

 

Toseína_Kefta600

Yung Beef en ‘Sxntwrix’

 

COSTATOSEINA_600

Costa en ‘Demonios y bares de viejos’  (Costa feat. Natos y Waor)

 

kuntak_600

Kunta K en ‘Fakin Jacks’ (Chirie Vegas feat. Kunta K)

 

 

Cuando el pasado octubre falleció Koopsta Knicca, el segundo miembro de Three 6 Mafia que lo hace de una forma prematura y por razones cardiovasculares, su compañero de grupo Juicy J, consumidor y defensor acérrimo del sizzurp, lo dejó claro en su tuit de pésame: inventaron un movimiento que nunca ha parado, y ahora todo el rap suena como ellos.

Juicytweet_600