Quiero dedicar esta segunda entrega de mis artículos tecnológicos a una saga de aparatos que aunque llevan un tiempo en el mercado, no he descubierto en profundidad hasta ahora. Se trata de la serie Volca de Korg, una ya amplia colección de pequeños aparatos con aspecto de juguete que esconden dentro máquinas muy aprovechables y cada una con su propio carácter. En esta serie de más que asequible precio te puedes encontrar de hecho todo lo necesario para empezar a crear tu propia música: sintetizadores analógicos, FM digitales, samplers y cajas de ritmos.

Mi relación directa con Volca ha comenzado hace poco y de manera accidental, un buen amigo me regaló su Volca Keys que no usaba y estuve todo el vuelo de vuelta desde Suecia jugando con él y sorprendiéndome de sus capacidades. El Keys es un sinte muy básico, con una polifonía de tres voces, varios tipos de oscilador, un filtro sencillo, una LFO básica con forma de onda ajustable, una envolvente de tres pasos y un efecto de delay analógico. Incluye secuenciador y hasta ocho memorias para guardar diferentes secuencias. El hecho de que incorpore MIDI lo hace muy sencillo de conectar a un sistema estandar y también dispone de puertos SYNC de 48 pulsos para sincronizarse con sus hermanas. Los resultados que he conseguido con este pequeño artefacto han sido muy satisfactorios, de hecho lo he incluido inmediatamente en mi setup de directo. Es bueno para sonidos resonantes, metálicos usando la LFO al extremo, sonidos etéreos o acordes lo fi… todo esto por unos 90€ de segunda mano es mucho.

81I58CEVFeL._SL1500_

El segundo que ya tengo en mis manos es el FM, básicamente un mítico DX 7 reducido a 3 voces de polifonía con todo su arsenal sintético disponible, con muchos más controles instantáneos, un arpegiador, un curioso un efecto de chorus, 32 memorias de sonidos con su secuencia correspondiente, modo unison para engordar los sonidos, el clásico secuenciador Volca y con la posibilidad de cargar sonidos originales de Dx 7 vía midi sysex. Además de MIDI y SYNC 48. Lo único malo que no recibe datos de control de velocidad vía MIDI, con lo que pierde bastante expresividad al tocarlo. Por fortuna eso se soluciona con un pequeño  parche de Max for Live que puedes descargar en este enlace. Una máquina que desde ya es un clásico y que de nuevo por el precio recomiendo encarecidamente. Actualmente se encuentra en proceso de re stock y en segunda mano no se ven muchas así que si ves una no la dejes escapar.

La siguiente en mi lista es KICK, dedicada especialmente a las frecuencias más bajas del espectro sonoro, subgraves y bombos, utilizando el mítico filtro resonante del Korg Ms 20 y añadiéndole un interesante motor de síntesis analógica que permiten lograr sonidos de una gordura importante, perfectamente integrables en cualquier producción profesional. El hecho de que con cada secuencia almacena el sonido con el que está hecha la convierte en un excelente compañero para directos.

El SAMPLE no es exactamente un sampler, pero sí un muy versátil reproductor de muestras que permite aumentar tu paleta sonora de directo por ejemplo, con sonidos más allá de los típicos 808 o 909 (perdón por mentar a la vaca sagrada). Puedes conseguir tus muestras vía ordenador o grabadora de campo y con una aplicación ad hoc editarlas y customizarlas más allá de los botones disponibles en la consola. Sus posibilidades de manipulación sónica en tiempo real son muy potentes y sus capacidades de automatización la convierten en una herramienta increíblemente versátil. Estas sí que se ven a menudo en segunda mano, a veces por debajo de la barrera de los 100€.

Vamos terminando con el BASS, un sinte analógico monofónico de nada menos que tres osciladores, con una simple pero efectiva arquitectura de síntesis haciendo especial hincapié en la potencia del filtro, heredero de los viejos Korg 770. Puede llegar a sonar muy gordo si le aprietas correctamente. RHYTHM es una caja de ritmos híbrida que contiene sonidos creados por síntesis junto a muestras PCM, de sonido muy clásico, cercano a las cajas de los 70 y 80, quizás la más juguete de todas, aunque sólo por el bombo ya merece la pena.

Recapitulando, si quieres tener hardware portable, barato y con una extensa paleta sónica Volca merece mucho la pena y tiene toda la pinta de que en unos años serán piezas de colección. Incluso, como padre, se me ocurre que son un excelente regalo para estimular el deseo de creación de los más pequeños. Además de ser herramientas muy válidas para directo o estudio. Para conectar todas a la vez a un sistema MIDI, recomiendo usar un caja de distribución midi tipo la KENTON THRU 5 que te permite prescindir de sus básicos secuenciadores internos y controlarlos desde tu DAW o tu secuenciador hardware tipo MPC, Octatrack o Engine, por ejemplo, ampliando exponencialmente sus posiblidades.

preview