Con la imperativa de Revolución, el holandés DGTL cae en Barcelona por segundo año consecutivo buscando eliminar todo contaminante haciendo que bailemos el viernes 12 y sábado 13 de agosto en el Parc del Forum. Su impepinable hueco en el panorama festivalero español se lo ha ganado a pulso en su escaso segundo año de vida, creando un cartel impoluto e inolvidable y una personalidad unida a la marca, algo que escasea desde hace años. Gracias a este punto no se nos atragantará el solo ir a un festival, pagar y bailar.

DGTL este año lucha por el medioambiente, todo lo puedes ver en su programa Art & Revolution. Ofreciendo algo más que música la dirección del festival crea una serie de ofertas que se salen de lo convencional. Con el programa DGTL Art quieren mostrar al público diferentes manifestaciones artísticas, disciplinas y procesos. Para esto lanzaron un concurso y Playmodes fueron los ganadores. Para quien no conozca al estudio de arte afincado en la ciudad condal, estos chicos llevan desde 2006 creando sin parar: Desde mapping en conciertos de Standstill, instalaciones lumínicas en el asturiano L.E.V. de 2014 o más mapping en el Eufònic Festival convirtiendo la Iglesia de Miravet en un paisaje visual único.

En Barcelona gozaremos de una de sus últimas creaciones, un túnel interactivo de más de 30 metros de largo construido a partir de materiales ya existentes y que forman parte de la propia arquitectura del Parc del Fòrum, espacio en el que tendrá lugar el festival. Momento que sin duda a más de un asistente se le quedará grabado en la retina.

 

La Llum de Miravet from Playmodes on Vimeo.

Tampoco olvidamos la noticia que hace una semana recorría las redes sociales: DGTL únicamente ofrecerá una carta de comida gastronómica vegetariana, en colaboración con la granja ecológica Kosturica. Además, sus voluntarios han participado en el proceso de cosecha para terminar ofreciendo las materias primas en cada uno de los diferentes stands del festival. Desde aquí nos levantamos y decimos… ¡Olé!

Siguiendo su iniciativa de “revolución” y “cero contaminación”, la dirección del festival toma otra decisión y nos enteramos de que en el festival se utilizarán vasos de plástico duro reutilizables (con 2€ de depósito). En los puntos de recogida puedes cambiar vasos por crédito y también puedes pedir que se te devuelva el crédito online después del festival y vía web.

DGTL es un festival sin tokens, por lo que deberás crearte un perfil en su web y rellenar de crédito tu pulsera con la cual podrás comprar y consumir dentro del recinto.

Como si de un segundo plato se tratase, entendiendo que siempre es el plato fuerte de una comida, pasamos al Line Up que se ve reflejado en una App para iPhone y Android intachable en la que puedes inscribirte y hacerte tu propio Timetable. Bajo nuestro punto de vista los horarios no pueden estar mejor formados, han sabido separar ambientes musicales muy distintos en cuatro escenarios diferentes y horas clavadas para evitar el riesgo de todo festivalero: no poder escuchar a tu artista porque se solapa con tres más. Aquí eso no existe.

El amante del techno está de enhorabuena ya que desde bien pronto (DGTL abre los dos días de 15:00 del mediodía a 3 de la madrugada) tendremos la actuación de Flug, el argentino afincado en España, uno de los nombres fuertes del techno con trabajos en el sello de Chris Liebing. Después destapamos la mente y nos topamos con el directo de Vril. Sólo podemos pensar en tres palabras: crudo, introspectivo y ganas. De 20:00 a 22:00 de la noche tendremos dos horas del inglés Truss, que ya echábamos de menos en un festival. Un joven influenciado por las grandes eminencias británicas como Regis o Surgeon, que viene cargado con su potentísimo live en el que propone un universo paralelo repleto de mini jack´s y modulares que no tienen ni principio ni fin. Podremos disfrutar de su show en el mismo escenario que los anteriores de 22:00 a 23:00 de la noche. Tomamos un leve descanso, cogemos aire, vemos que no ha pasado el viernes y todavía te quedan dos horas de Óscar Mulero en el escenario Stereo y otras dos de Ben UFO en el escenario Phono. Impecable viernes.

El sábado ya es harina de otro costal, queremos ver a artistas como Marc Piñol y recordar sus inolvidables noches en Nitsa Club, pero también a Cora Novoa que toca con el sol en la nuca de 15:00 a 18:00 de la tarde en el escenario Stereo, escenario que recogerá a la contundente y solvente Paula Temple. No hay mejor mezcla que Robert Hood, Marcel Dettmann y Ben Klock para cerrar el festival, echarnos la manta a la cabeza y desear que haya una tercera edición.