DGTL Barcelona apuesta a ser uno de esos festivales obligados para asistir con amigos, ver a DJs que hay que presenciar al menos una vez, aquellos que han estado de gira y llegan como muchos de los asistentes a otra parada de verano, comida vegetariana, iniciativas amigables con el medio ambiente, y un horario que invita a pasar el día, y decidir si seguir de noche en una de las salas de la ciudad Condal: Apolo.

El viernes llegamos para ver a Mike Servito, en el escenario Frequency, que estaba decorado con plantas, y preparado para este originario de Detroit, quien estaba dispuesto a jugar con una variada paleta de sonidos, que sería el predominante de este espacio durante las dos jornadas. Siendo temprano, se podía observar que había suficiente gente para poder disfrutar con los artistas, así que el ambiente era propicio para comenzar el baile, sonaron Chorus de Kink, Get Down de 2000 and one remixado por Len Faki, y Two together de Steffi y Tom Trago, quienes se presentaron al otro día.

Si el mandato era Techno no podíamos dejar de pasar por el espacio Generator, pasadas las 8 pm para presenciar la selección de Ryan Elliott, que destacó por entretener el baile a base de este sonido, gestado en su ciudad natal. Tracks como Follow de Human remixado por Phil Moffa, Let the church de Floorplan o The Reverse de Radio Slave, ayudaron a mantener la atención de su público que no podía quedarse quieto.

Siguiendo en este escenario, Matrixxman, volvería a demostrar porque es uno de los nombres que ha proliferado en el último tiempo, el escenario se vestiría de rojo para acompañar sus coqueteos acid y su manera limpia de llevar la danza entre mezcla y mezcla.

Al mismo tiempo, Mano Le Tough, disfrazaría sus melodías tiñéndolas de un house de isla, muy pegajoso y apto para todos los públicos. Este es uno de los casos que es fácil distinguir cuando un DJ cumple su labor, aunque esto sea ir demasiado lejos de su trabajo como productor. La tarea fue cumplida a la perfección, por uno de los nombres que muchos se acercaron a ver a una de las horas punta de esta tercera edición del DGTL.

En Generator estaba haciendo lo suyo DVS1, otro de los nombres del techno que resuenan estos días, si se mira a la capital alemana, y sus alrededores. Uno de los nombres invitados para dar chicha a unos 125 bpms, pero que no deja de lado las melodías, aunque éstas se acerquen al sonido del infierno. 

Tom Trago no quería dejar el espíritu rave de lado, y ha lucido una vez más Love Technique de Levon Vincent, un track que obliga a bailar. Y también, simultáneamente el dúo Âme, soltaba sus mejores caballitos de batalla para comenzar el cierre de la primera jornada.

El cierre del viernes estaba discutido, así que hicimos un último esfuerzo y pasamos un rato por cada espacio, para ver el techno siempre deseado de Marcel Dettmann, la música todo terreno de Tale Of Us, el desempeño main de Solomun, y los beats más luminosos en el b2b entre Jackmaster y Jasper James.

TIMBUITING_DGTL_BCN17-6379

Arrancamos el sábado con el contundente show de Amelie Lens, que conquistó el espacio Generator con un sonido fuerte y preciso. Sin movernos de Generator, llegó Daniel Avery con una propuesta un poco más intensa y acorde a lo que sucedió en ese escenario durante todo el fin de semana. Con su melena rubia al viento y sus mejillas rosas, hizo bailar con una selección que incluyó: Vapour de Slam, Himmel und Erde de Obscure Shape & SHDW, y Vortex de Matrixxman & Setaoc Mass.

La jornada continuó con Mall Grab, el joven que no deja de sorprender tanto en pista como en producciones, coqueteando constantemente con todos los sonidos que encuentra a su alcance. Se marcó en esta oportunidad una sesión bastante dinámica, que cerró con canciones de hip hop aportando un toque de frescura al festival. 

Generator otra vez, para ver a Derrick May, otro de los grandes nombres del festival. ¿Qué decir? En una sesión a medio camino entre vinilo y CDs, se dio el gusto de educar la pista con clásicos y nuevos clásicos, entre los que se ha destacado Billingsella de Roberto & Jamie Anderson, Moonshine de Lauhauss, y un cierre con una versión un poco más dura de I feel love.

Para cerrar el festival y la noche: el b2b que prometía sacar de la zona de confort a sus participantes: Seth Troxler Paco Osuna. ¿Cómo se las arreglarían para combinar sus poderes mágicos y sacar lo mejor de sí para brillar en el espacio más grande del DGTL, el escenario AMP? A base de sus mejores trucos, usar las bases fuertes de uno, para combinarlas con la selección de vocales de Troxler en un final que no defraudó a nadie.