Cuando Monkey’s Cymbal libera una de sus canciones sabemos que hay que escuchar.

El artista gallego, celoso de su trabajo, tan solo nos deja escucharle de forma esporádica, en pequeñas cápsulas y desde la sombra, amparado por la plataforma Sweat Taste, espacio de creación idóneo para proyectos vanguardistas como el que propone.

Pero estamos más acostumbrados de lo que creemos a escucharle, a pesar de que no siempre sea bajo el nombre del mono que toca el timbal. De nombre real Pablo Martín, es uno de los pilares fundamentales del sonido de la música urbana en España. Sus producciones, mezcla y mastering han moldeado las ondas sonoras de un gran número de artistas relevantes, como Agorazein, Banana Bahía Music o Dellafuente.

Su forma de trabajar minuciosa probablemente sea una de sus principales garantías. Las que le han llevado a estrenarse en otro referente de la electrónica nacional como es Arkestra, sello gallego regido por los seminales BFlecha y Mwëslee.

Se trata de Coupé Clube, un EP cuatro canciones presentadas como cuatro pantallas de un videojuego de simulación retrofuturista, construido a base de librerías de romplers y sonidos MIDI límpidos.

A pesar de respirar un aire ochentero, el release de Monkey’s Cymbal no guarda ni un ápice de nostalgia, tampoco ironía. Su propuesta es ultra moderna y como tal, bebe de un gran número de fuentes distintas, que descontextualiza y de las que se reapropia en sus nuevos espacios:

“Desde el diseño sonoro para entornos virtuales de James Ferraro, las salpicaduras de sonido má-gico del Out Run, el proto-hip-hop de Kashif, pasando por las sinfonías sintéticas de Vangelis o el funk mecánico de Yellow Magic Orchestra”.

Coupé Clube tiene una carga cinematográfica esencial que se corresponde a cada uno de los niveles de este Arcade contemporáneo. Monkey’s Cymbal nos desgrana cada uno de ellos en este track by track exclusivo.

Pulsa Start, y preparate para disfrutar de la partida.

ARKST012D Artwork by Adrian Vision Romero

Complex String

Complex String es un circuito de pruebas original del GT3, con un recorrido completamente irreal, laberíntico, y prácticamente innecesario para el desarrollo del juego. También mola mucho porque está dividido en secciones temáticas y técnicas, En ese sentido, me apetecía jugar con la contraposición de las texturas y las capas con respecto a otros fragmentos más orquestales, alternando secciones sobrecargadas con otras más espaciales.  

Aquí el uso de librerías de romplers consigue un efecto casi mágico para mi. Desde las texturas fantasmagóricas de la intro hasta el clarinete en glissando que empuja hacia adelante durante todo el tema, Para mi representa el struggle del proceso creativo, lo real, y la necesidad de construir complejidad como un compromiso. 

Sendai East Route

Para mi el tema más Pop. Claramente visual. Me flipa que me transmita calor y humedad, me hace sentirme como en casa, pero desde una perspectiva totalmente cinematográfica, como si viera otra ciudad y todo fuera nuevo y desconocido. 

Me gusta mucho el desarollo que tiene, me recuerda al movimiento de la ciudad como un organismo, con sus diferentes momentos de frenetismo y sus pausas repentinas, y ese pitch inestable que casi recuerda al efecto Haas. El fragmento del 1:28 es probablemente mi momento favorito del EP, también la sección del estribillo con las diferentes capas superponiéndose, switcheando la atención entre diferentes estímulos pero de forma borrosa, en movimiento. Llegas tarde, no deberías estar perdiendo el tiempo.  

Pacífico Motorplex

La intro de Frasier. Pensé en adornar el bajo con una interpretación real, pero probablemente hubiera sido un error. Vuelven a tener importancia los romplers, la importancia de tener a mano recursos super característicos pero sin rastro de apropiación, solo for the sake of the vibe, sin dejarse bigote ni ponerse disfraces raros.

Si Sendai es contemplativo, este es el momento más personal y eufórico, para mí es pura luminosidad y puro aire: air-drum, air-bass y air-flute, acabar completamente agotado. También me transmite un sentido de expectativa muy guapo, todo lo que tenga que ocurrir ocurrirá, y con una energía y una fuerza que ni esperabas. De hecho, fue algo complicado mantener toda esa sobre excitación a raya y no saturar. 

Por otra parte, el momento de los fills de batería es de esos que siempre me han representado 100%.

Tahiti Marina

Relax y outer space, Jack Cousteau. Vuelta a la calma pero en otro lugar, hay cosas que han cambiado. 

Estoy particularmente contento de la fluidez que tiene, y la entrada del grave en la intro hace que parezca una obra más grande de lo que es en realidad. A veces la creatividad permite difuminar las barreras de lo técnico y crear pasajes super complejos, aunque en el fondo solo seamos monos con platillos.